Screech de ‘Salvados por la campana’, de nuevo a prisión

El actor Dustin Diamond regresa a la cárcel acusado de violar su libertad condicional

Dustin Diamond, de nuevo a prisión.
Dustin Diamond, de nuevo a prisión.Uncredited (AP)

Dustin Diamond regresa a prisión. Esta vez el actor, que siempre va a estar asociado a Screech -su personaje en la serie juvenil de los noventa Salvados por la campana-, ha sido acusado de quebrantar las normas de su libertad condicional, según ha informado la cadena FOX6.

Dustin Diamond, en un escena de la película 'Salvados por la campana'.
Dustin Diamond, en un escena de la película 'Salvados por la campana'.CORDON PRESS

En junio de 2015 la sonrisa de Diamond se desdibujaba al escuchar al juez Paul Malloy condenarlo a cuatro meses de prisión por el incidente que protagonizó la noche de Navidad de 2014 cuando él y su prometida Amanda Schutz se vieron involucrados en una riña en un bar. Sin embargo, cuando llevaba tres meses tras las rejas fue liberado gracias a que obtuvo un permiso penitenciario debido a su buena conducta y al trabajo realizado en prisión. Hasta el momento ni fuentes cercanas al actor ni la oficina del sheriff del Condado de Ozaukee en Wisconsin ha explicado los motivos por los que el intérprete, de 39 años, ha sido arrestado de nuevo.

En una recientemente entrevista Mario López, su excompañero de reparto en la serie adolescente, contó que tras su paso por la cárcel el intérprete “lo único que quería era dejar atrás las payasadas y hacer borrón y cuenta nueva" para conseguir retomar su carrera como actor.

El suceso se remonta a 2014. El cómico y su pareja se encontraban en un bar de Wisconsin (Estados Unidos) celebrando Nochebuena cuando, según la versión Diamond, dos hombres junto con una mujer con actitud ruda comenzaron a molestarlos, lo que terminó con un fuerte forcejeó entre el actor y otro individuo. Las cosas se calentaron y el intérprete sacó una navaja y apuñaló a su contrincante. El 28 de diciembre el artista fue arrestado y más tarde acusado de los cargos de poner en peligro imprudentemente la seguridad de alguien, portar un arma oculta y alteración del orden público. Sin embargo, no pasó mucho tiempo entre rejas la primera vez, tras pagar una fianza de 10.000 dólares al día siguiente salió en libertad. "Quiero que quede claro que esta situación no se repetirá de nuevo", dijo a la corte a modo de disculpa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS