Comienza el juicio contra Screech de ‘Salvados por la campana’

Dustin Diamond, uno de los protagonistas de la serie juvenil de los noventa, apuñaló a un desconocido en un bar

Dustin Diamond, en la corte de Wisconsin.
Dustin Diamond, en la corte de Wisconsin.Cordon Press

La noche de Navidad de 2014 será inolvidable para Dustin Diamond, el actor que siempre va a estar asociado a Screech, su personaje en la serie juvenil de los noventa Salvados por la campana. Él y su prometida Amanda Schutz se encontraban bebiendo en un bar en Wisconsin (Estados Unidos), cuando, según la versión del actor, dos hombres junto con una mujer con actitud ruda comenzaron a molestarlos, lo que desembocó en una pelea, que este miércoles, un año y cinco meses después, se esclarece en un juzgado.

La riña que se inició entre la novia de Diamond y la otra chica terminó con un fuerte forcejeó entre el actor y otro individuo. Las cosas se calentaron y el intérprete sacó una navaja y apuñaló a su contrincante. El 28 de diciembre el artista fue arrestado y más tarde acusado de los cargos de poner en peligro imprudentemente la seguridad de alguien, portar un arma oculta y alteración del orden público. Sin embargo, no pasó mucho tiempo entre rejas, tras pagat una fianza de 10.000 dólares al día siguiente salió en libertad.

Dustin Diamond, en un escena de la película 'Salvados por la campana'.
Dustin Diamond, en un escena de la película 'Salvados por la campana'.Cordon Press

Igual de mediático como es el caso es Thomas Alberti, el abogado de Diamond. Si bien no se han dado a conocer más detalles de lo ocurrido durante el primer día del juicio, lo que sí se ha filtrado es la regañina que el juez le propició al letrado del actor por escribir en su coche un mensaje que decía: “Buena suerte a Dustin y Amanda”. Unas palabras que enfurecieron al juez: “Te lo digo ahora mismo, una tontería más como esta y serás acusado de desacato”. Alberti admitió que quizá el mensaje en el coche no había sido una gran idea. “Ellos son buenas personas. Me esforzaré por demostrarlo en la corte y por supuesto, ya no habrá más mensajes en el coche”, dijo después a la cadena CBS 58.

Al actor que no logró salir de la sombra de su personaje en Salvados por la campana, no le ha ido muy bien. Su trabajo como intérprete, después del éxito de la serie en los noventa, ha pasado desapercibido y su libro Behind the bell lo llevó a ganarse críticas del público y compañeros de reparto. No es para menos, si en las 311 páginas de la publicación se carga y arremete contra todos sus colegas, en especial con Mark Paul Gosselaar, o Zack Morris el amigo del alma de Screech. "Gosselaar era un manta sin talento y consumidor de anabolizantes que gozaba de privilegios”, lanzó el cómico en una de sus declaraciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS