_
_
_
_
_
CLAVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Contra España

Quienes ondean la ‘estelada’ merecen todos los respetos, porque en su nombre no se ha cometido ningún crimen

Xavier Vidal-Folch
Aficionados del Barça muestran esteladas en un partido de la pasada temporada de la Champions League
Aficionados del Barça muestran esteladas en un partido de la pasada temporada de la Champions LeagueALBERT GEA (REUTERS / Cordon Press)

La estelada—estrellada, con estrellas— que inventó el coronel Macià como símbolo secesionista, en la estela de la emancipación cubana, es una bandera defectuosa.

Es facciosa, porque representa solo a una facción de la ciudadanía catalana. Es antinacional, porque se pretende opuesta al símbolo nacional catalán por excelencia, la senyera, consagrada como oficial en el Estatuto. Y carece de tradición democrática, porque durante la dictadura los jóvenes rebeldes nos congregábamos a la sombra de las cuatro barras (y de la bandera roja): y su competidora, hélas, nunca comparecía.

Pero las personas que la llevan, la ondean y se enorgullecen de ella merecen todos los respetos. Porque en su nombre no se ha cometido ningún crimen. Y porque constituye emblema de un sueño pelín disparatado y bastante nocivo, pero que no engendra violencia. De modo que entonemos, con Voltaire: “No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla”.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La prohibición de la estelada en la final de la Copa no encaja en los supuestos previstos en la ley contra la violencia en el deporte. Porque no “incita, fomenta o ayuda” a “comportamientos violentos o terroristas” (art. 2, b): nunca lo ha hecho, a diferencia de la bandera nazi o la franquista. Y porque tampoco supone de por sí un “acto de manifiesto desprecio” a los participantes en el partido de fútbol.

Al contrario, su exhibición está protegida por la libertad de expresión consagrada en la Constitución (art. 20), que tanto costó. Quien la restrinja, actúa contra la Constitución democrática. Es lo que ha hecho la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa. Y el Gobierno constitucional aún no la ha despedido.

Pero ¿quién es esta Dancausa? Es una segundona de Ana Botella que justificó el desastre del Madrid-Arena; una enemiga de los derechos de las mujeres y los homosexuales; una exmandataria del postsindicato vertical. Y una detractora del cambio de callejeros franquistas. Y con razón: así preserva en una calle de Burgos el nombre de su padre, Fernando, el falangista de segunda hora oportunista, el cofundador de la Fundación Francisco Franco, el militante contrario a la reforma política de Adolfo Suárez.

Nadie es culpable por tener un padre fascista. Pero sí por obrar como él. Contra España.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_