Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel II impide que su nieta sea una rica conferenciante

Una empresa norteamericana ofrecía charlas de Beatriz de York en un anuncio ahora retirado

Beatriz de Inglaterra, hija del príncipe Andrés.
Beatriz de Inglaterra, hija del príncipe Andrés. CORDON PRESS

Criticada por la prensa británica como la princesa “que vive unas perpetuas vacaciones”, ante la profusión de viajes de lujo que jalonan su currículo laboral, Beatriz de Inglaterra ha decidido finalmente buscarse un oficio a sus 27 años: conferenciante. Eso sí, bien remunerada gracias a sus conexiones reales. Pero a la nieta de Isabel II quizá le dure muy poco ese propósito, porque el sitio web de la empresa norteamericana que hasta hace pocos días publicitaba sus servicios acaba de borrar el perfil de su reciente fichaje tras mediar una intervención desde Buckingham.

Captura de la publicidad, hoy borrada, de Beatriz de Inglaterra como conferenciante para APB Speakers.
Captura de la publicidad, hoy borrada, de Beatriz de Inglaterra como conferenciante para APB Speakers.

Los medios nacionales son los principales responsables de este revés para Bea, como es conocida familiarmente la hija mayor del matrimonio hoy disuelto entre el príncipe Andrés –el tercer hijo, y el favorito, de la monarca inglesa- y Sarah Ferguson. Desde que los periódicos publicaran el pasado fin de semana que la princesa es promocionada por la compañía APB Speakers para impartir conferencias sobre retos y estilos de vida no han dejado de llover las chanzas pero, sobre todo, críticas. El personaje se asemeja demasiado al de su propia madre, Sarah, cuyo caché por participar en foros de diversa índole oscila entre las 50.000 y las 100.000 libras (entre 63.000 y 126.000 euros).

Eugenia, a la izquierda, y Beatriz, nietas del Isabel II.
Eugenia, a la izquierda, y Beatriz, nietas del Isabel II. CORDON PRESS

¿Quién pagaría tal cantidad por escuchar los consejos de una joven a la que el público solo identifica con excursiones caribeñas o escapadas de esquí a la estación suiza de Verbier (donde sus padres tienen un chalé de propiedad conjunta)?, se han preguntado al unísono medios tan defensores de la monarquía como el Daily Telegraph o el tabloide Daily Mail. Propuestas del estilo de “una velada con la princesa Beatriz” solo pueden atraer, según los críticos, a una audiencia ansiosa del cotilleo de primera mano entre pasillos reales, aquel que buscaría cualquier alusión a la relación de la madre de la conferenciante con su ex, el príncipe Andrés, y los turbios negocios en los que ambos se han visto implicados en los últimos tiempos.

“Si no fuera quien es, nadie le hubiera ofrecido nunca ese trabajo”, constataba The Sun sobre una princesa acostumbrada al trato de terciopelo hasta que la prensa de su propio país le haya cuestionado la potestad de publicitarse "a costa de la soberana”, como vienen haciendo sus progenitores con un coste para la imagen de los Windsor. Los asesores de la reina de Inglaterra acaban de intervenir para que uno de los suyos evite tales excesos.