Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fotos más sexys de Irina

¿Adónde pueden llevarnos los algoritmos que gobiernan el mundo de Internet?

Irina Shayk.
Irina Shayk. Instagram

¡Han picado! ¡Sí, han picado! Si están leyendo esto desde un dispositivo electrónico– móvil, tablet u ordenador de la oficina, en un descuido de su jefe– han caído en la trampa miserablemente. Y gracias a ello puede que consiga colocar mi humilde columna entre los contenidos más vistos de esta sección ergo de los contenidos más vistos de este periódico ergo entre los contenidos más vistos de España, Latinoamérica y el universo periodístico mundial. ¡Gracias, chatos! ¡Y sin pegar un palo al agua!

La combinación de tres elementos mágicos, que no me han llevado ni tres segundos de reflexión y mucho menos de estudio, documentación o análisis, tiene recompensa inmediata en el universo digital. Solo tres palabras: fotos, sexys e Irina. Y bingo. Si no fuera porque en el titular no caben más caracteres habría podido añadir “descuido” y “Kardashian”, y se lo juro por mis niños – a ver, no me haría ninguna gracia que ellos también hubieran caído con las triquiñuelas de su madre –, lo hubiera petado hasta en los diarios de Nueva York.

Me van a perdonar porque esta columna sea una ligera estafa. Una foto pelada, sí, pero nada de “las más sexys”. Sorry, pero esto, señores, es un experimento periodístico para demostrar adónde pueden llevarnos los algoritmos que gobiernan el mundo de Internet. Y escribo señores porque entiendo que son ustedes mayoritariamente caballeros, y, perdónenme, con demasiado tiempo libre en la oficina. Cuando quiera audiencia femenina ya escribiré “fotos” “sexys” y “Bradley Cooper”. Pero agradézcanmelo, porque gracias a mi inofensiva treta han caído ustedes en un periódico serio. Ya pueden dejar esta columna y leer un artículo bueno de verdad.