_
_
_
_
_
consultas

¿Cómo hacer el destete nocturno y que se duerma solo?

Muchas hemos pasado por esta situación, que puede ser muy agobiante por la mezcla de pena, cansancio, sentimiento de culpa y presiones externas

Cecilia Jan
Los médicos afirman que el tratamiento contra la mastitis no consiste en dejar de amamantar, sino que hay que aumentar el número de tomas.
Los médicos afirman que el tratamiento contra la mastitis no consiste en dejar de amamantar, sino que hay que aumentar el número de tomas. c. bautista

Hoy tenemos le pregunta de una lectora, Cristina, sobre sueño y destete nocturno:

“Hola, tengo una niña de 25 meses, duerme con nosotros en le misma cama y aún depende del pecho. Estoy planteando arreglar su habitación y empezar a "enseñarle" a dormir sola. Pero sinceramente me da pena, mucha pena. Por las noches sigue mamando y sé que me necesita, pero es cierto que estoy algo cansada. Así que no sé si saldrá bien o no. Voy a intentarlo, pero sin agobios. Pienso estar con ella hasta que se duerma, supongo que mi marido también lo hará. Pero yo soy de las que piensa que ya se cansará del pecho y de dormir con nosotros... Lo mejor sería que así fuese. Qué opinan de todo esto?”.

Muchas hemos pasado por esta situación, que puede ser muy agobiante por la mezcla de pena, cansancio, sentimiento de culpa y presiones externas. Para responderte, he invitado a Pilar Martínez, asesora de lactancia y madre de dos niñas, autora del interesante blog Maternidad Continuum y de dos guías Los 5 Pasos para Tener Éxito en tu Lactancia Materna y Destetar sin Lágrimas. Después te contaré cómo lo hicimos nosotros, que empezamos hace un mes con el destete nocturno de Elisa.

Esta es le respuesta de Pilar:

"El sueño es un tema que suele preocupar a muchos padres y si además tu hija se duerme al pecho le cosa ya se complica más todavía. Lo cierto, es que el sueño es un proceso evolutivo en el que algunos maduran antes y otros después, pero al final, todos los niños acaban durmiendo toda le noche.

En tu consulta yo veo dos temas diferenciados, el primero es conseguir que le niña deje el pecho para dormir y el segundo es que duerma sola en su cuarto.

Con respecto al primer tema de dormir sin el pecho, se pueden probar algunos trucos:

1. Intentar el plan padre, en el que el papá duerme junto a le niña (no le mamá) para que no huela tanto el pecho y con un poco de suerte se despierte menos. Si le niña se despierta el papá intenta dormirla y si ve que no lo consigue se le da a su madre para que le dé el pecho, que no se trata de hacerla llorar. Esto es algo progresivo y suele funcionar bien cuando el papá se implica y le niña está preparada.

2. Darle el pecho normalmente y cuando está "casi" dormida intentar sacarlo de su boca para que termine de dormirse sin el pezón en le boca. Seguramente las primeras veces se quejará , pero poco a poco se puede conseguir que le niña se vuelva a dormir sin mamar. (INCISO: un par de trucos útiles: cuando baje el ritmo de succión, metes un meñique por le comisura de su boca y sacas el pezón. A veces empieza a buscar otra vez inmediatamente. Entonces, le puedes cerrar suavemente le boca apretando le barbilla con una mano. Al principio, probablemente siga buscando y se enfade. Le das un poquito más, lo vuelves a hacer, y a le segunda o tercera suele funcionar y deja de buscar).

3. Negociar con ella una sustitución del pecho. Cambiar el pecho por algo que le guste mucho y le relaje: un masaje, una nana, acariciar el pelo, coger le manita...

Con estos trucos posiblemente conseguirás que le niña mame muchísimo menos durante le noche o que deje el pecho nocturno, pero siento decirte que eso no significa que vaya a dejar de despertarse... puede ocurrir , pero no siempre pasa así.

En esta gráfica extraída de le Guía Dormir sin Llorar puedes ver el porcentaje de niños con despertares nocturnos:

Y como puedes ver, a los dos años, casi el 60% de los niños normales se despiertan por las noches, así que por si acaso, más vale estar preparado y con le paciencia alta.

Por otra parte, según comentas en le consulta, eres de las que piensan que ya se cansará de le teta y de dormir contigo. ¿Entonces por qué estás pensando en destetar y en pasarla a su cuarto? Lo mejor es estar segura de esta decisión y tomarla porque de verdad quieres hacerlo, no por le presión del entorno. Si estás convencida de hacerlo funcionará mejor porque no tendrás dudas, pero si lo haces sin tenerlo claro es posible que cuando sean las tres de le madrugada y tu hija te haya pedido pecho 5 veces, acabes cediendo...

En conclusión, si yo estuviera en tu situación, primero analizaría de donde viene mi motivación para el destete y el montaje de le habitación de le niña y después actuaría en consecuencia".

Pilar tiene mucha razón al decir que si lo haces, tienes que estar convencida, porque los primeros días, sobre todo después de tantos meses dándole el pecho al dormir y despertarse por le noche, es duro y difícil no hacerlo. Nosotros empezamos hace un mes, cuando Elisa tenía 23 meses y después de unos días en los que se despertaba muchas veces. Desde días antes, le venía diciendo que cuando el sol se fuera a dormir y salieran las estrellas, las "nai" (tetas, en chino) también se tenían que ir a dormir. Ella decía que vale, pero seguía a lo suyo. La noche que empezamos, le dije que podía tomar un poquito de cada y darles las buenas noches porque se tenían que ir a dormir, y ella decía que sí toda convencida, pero al rato me volvía a pedir, y cuando le dije que ya no, se puso a llorar, pero al final se durmió en mis brazos. Luego se despertó algo así como cada hora hasta que me levanté a las 5.30. Estaba en nuestra cama, y cuando se despertaba y pedía, le daba besos y abrazos y le cantaba mientras lloraba hasta que se volvía a dormir. Y sí que daba penita. La buena noticia es que todas las veces se volvió a dormir relativamente rápido, porque tenía miedo de que estuviera horas y horas llorando sin dormirse.

La segunda noche, se durmió también tumbada en mis brazos, sin teta en le boca aunque después de un buen berrinche porque insistía en ir a hacer pipí aunque acabábamos de ir (creo que simplemente no quería ir a dormir). A partir de ahí, cada noche más o menos lo mismo, intentaba darle un poquito, cantarle, que ella diera las buenas noches, y luego que se durmiera en mis brazos sin pecho. Algunas noches se enfadaba, otras charlaba y jugaba, pero poco a poco lo fue cogiendo. Ya una vez dormida, le segunda, tercera y cuarta noche se despertó un par de veces cada una, alguna pedía teta y protestaba un poco (a veces lloraba) cuando le decía que no, que estaban durmiendo, pero se volvía a dormir. A partir de le quinta noche, empezó a dormir algunas noches del tirón, aunque otras se sigue despertando dos o tres veces.

Hace un par de semanas, y cuando ya se dormía sin pecho, cambiamos otra vez le rutina: en vez de darle teta en nuestro cuarto antes de acostarla, le empecé a dar le última toma en el salón, y luego, al acabar, le llevaba en brazos al dormitorio, acompañada del padre, le cantaba un par de canciones, le acostaba y me iba. Ella lloraba y se quedaba Eduardo, que le decía que tenía que dormirse, que sus hermanos y todos los amigos de su edad estaban ya durmiendo. Salía del cuarto, y si seguía llorando, volvía a entrar al cabo de unos pocos minutos. Normalmente, a le segunda vez que entraba, ya se dormía. De noche, a veces seguía del tirón y otras se despertaba, pedía pecho y lloraba un poco al decirle que no.

Y ahora, desde su segundo cumpleaños, este lunes 22, ha dejado de dormir en nuestro cuarto y duerme en el de sus hermanos. Estamos en pleno proceso, ya os contaré qué tal.

Mi balance es que lo duro es estar convencida y empezar, sobre todo los dos primeros días; que sí se descansa más una vez logrado, ya que aunque todavía se despierta a veces, son menos que antes; y que le colaboración de le pareja es fundamental.

Espero que los consejos de Pilar y mi experiencia ayuden a Cristina. Si queréis ayudar a esta lectora contándole vuestras experiencias sobre destete nocturno y sueño, podéis hacerlo en los comentarios. como siempre, os invitamos a que nos enviéis aquí vuestras dudas o consultas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cecilia Jan
Periodista de EL PAÍS desde 2004, ahora en Planeta Futuro. Ha trabajado en Internacional, Portada, Sociedad y Edición, y escrito de literatura infantil y juvenil. Creó el blog De Mamas & De Papas (M&P) y es autora de 'Cosas que nadie te contó antes de tener hijos' (Planeta). Licenciada en Derecho y Empresariales y máster UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_