Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Subjetivamente

Lo más 'in': el desfile de YSL en los ángeles. Lo más inesperado: el pan de Oprah Winfrey. Lo más comercial: el día de San Valentín

Pamela Anderson en una fiesta de Playboy el pasado enero.
Pamela Anderson en una fiesta de Playboy el pasado enero.

Lo más in: el desfile de YSL en los ángeles

No nos las demos de nada, porque no somos nadie. No estábamos invitados al gran acontecimiento fashion del año: el desfile de Hedi Slimane para Yves Saint Laurent en el Palladium de Los Ángeles, con conciertazo indie incluido. El diseñador (pronúnciese a la francesa, Édi Eslimán, y no Gédi Esliméin, please) ha presentado dos precolecciones, masculina y femenina, para un otoño 2016 de espíritu muy Bowie, entre lady gagas y jane fondas. No faltaron Alexa Chung, los Kravitz al completo o, en el colmo del bizarrismo, Pamela Anderson. Hedi Slimane se queda con todos, otra vez.

Lo más inesperado: el pan de Oprah Winfrey

A Oprah Winfrey le gusta el pan, parapanpanpán; y a nosotros, pues también. Tras años de míseras tortillas de clara de huevo y de demonización de los carbohidratos en la cocinas norteamericanas, la reina de la tele proclama su amor por el pan en una campaña de Weight Watchers, empresa de la que es accionista y con la que se entiende que controla su peso.
Nuestros vecinos franceses —con menos problemas de obesidad que los estadounidenses— llevan años haciendo cola cada día delante de las panaderías de moda: Poilâne y Eric Kayser. Y tan flacos.

Lo más comercial: el día de San Valentín

Si mañana, 14 de febrero de 2016, va a levantarse de la cama tarareando “Hoy es el día de los enamorados…” a su Conchita Velasco particular —o a su Antonio Casal— y todavía no tiene regalo, aquí van un par de ideas para abordar una jornada tan melosa sin tener que dejarse el presupuesto de Richard Gere en Pretty Woman. No hay corazón que se resista a una flor con una carta de amor atada al tallo, más si se hace con sentimiento y un poco de gusto. Y si se es manitas y con buena pluma, en plan listicle —estos artículos tan de moda— escriba las 10, 14 o 100 mejores cualidades de su amor y guárdelas en una cajita de cartón para que lea una cada día. Puede que sea cursi, pero no falla.