Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El árbitro de la belleza del siglo XX

Un libro proyecta el estilo de Ceil Beaton, un diseñador y cronista de la alta sociedad que hizo de él mismo su mejor obra

Cecil Beaton, cronista de moda británico.
Cecil Beaton, cronista de moda británico.

Cuando en 1963 Cecil Beaton diseñó el vestuario de Mi bella dama, la comedia musical trasladada a la pantalla por el director George Cukor, estaba creando la que sería su Capilla Sixtina victoriana, su gran y última obra maestra como árbitro de la elegancia y la belleza del siglo XX. Un beaton que, como el profesor Henry Higgins —el personaje Pigmalión de la obra—, modelaba en la figura de Audrey Hepburn un estilizado vestuario en blanco y negro, su testamento estético señalado por ese deseo infinito de capturar la belleza en cada una de sus facetas profesionales.

Como recuerda el historiador de moda Benjamin Wild, autor del libro A Life in Fashion, The Wardrobe of Cecil Beaton (Thames and Hudson, 2016), desde sus primeras apariciones públicas Beaton (1904-1980) cultivó el gusto por la originalidad y el toque excéntrico en su propia figura. En 1922 llegó a la Universidad de Cambridge —que abandonó sin graduarse— vistiendo una llamativa chaqueta, zapatos rojos y pantalones blanco y negro que no pasaron inadvertidos entre alumnos y profesores. Tampoco sus modos afectados, una homosexualidad que siempre quedó en un segundo plano pero que su amigo y cómplice Truman Capote se encargó de desvelar en algunas secuencias divertidas y que intentó encubrir con un intento frustrado de matrimonio con la actriz Greta Garbo.

Cecil Beaton con sus diseños para la comedia musical 'My Fair Lady' para Broadway en 1956.
Cecil Beaton con sus diseños para la comedia musical 'My Fair Lady' para Broadway en 1956.

Durante más de medio siglo, Beaton se convirtió en el cronista de la alta sociedad, fotógrafo de moda y retratista oficial de la familia real británica. Su imagen de dandi y esteta se adueñó de los salones de la alta burguesía de Nueva York, que lo recibieron con los brazos abiertos. Beaton luchó toda su vida por ser considerado como un creador y no quedar recluido en su ejercicio de fotógrafo, pero, paradójicamente, fue este medio el que le abriría las puertas a ese mundo de magia y fascinación donde proyectaría sus dotes creativas.

Portada del libro 'A Life in Fashion, The Wardrobe of Cecil Beaton'.
Portada del libro 'A Life in Fashion, The Wardrobe of Cecil Beaton'.

En los años treinta desembarcó en Hollywood, donde percibió la fascinación por las estrellas de la gran pantalla como imagen de glamur y fantasía para el público. Un voluminoso itinerario profesional con el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial y sus trabajos para el Ministerio de Información por los diferentes paisajes bélicos que le acabó granjeando enemigos a lo largo de su vida. Su verbo mordaz quedó reflejado en sus diarios editados después de su muerte en 1980, saliendo a la luz sus comentarios vitriólicos sobre algunos miembros de la monarquía británica o personajes como Elizabeth Taylor a la que acusó de “reunir todo el mal gusto británico y americano”.

A partir del guardarropa y el estilo, A Life in Fashion. The Wardrobe of Cecil Beaton recorre la historia de uno de los grandes notarios del gusto y la vida social del siglo XX desde sus ángulos más privilegiados. Beaton acabó haciendo, como más tarde haría Andy Warhol, de sí mismo su mejor obra, con una mezcla de originalidad y elegancia.

Beaton fotografiado por Arnold Newman, en 1978. ampliar foto
Beaton fotografiado por Arnold Newman, en 1978.

Cuando a mitad de los sesenta los jóvenes londinenses desempolvaron los uniformes y levitas de sus antepasados, un Beaton ya maduro apareció como figura pionera en ese rescate de la moda decimonónica. Ese personaje esnob —un término que en él es una condecoración—, precursor —como señala Benjamin Wild en el libro— del fenómeno vintage de la moda y homenajeado por diseñadores como Giles Deacon, Dries Van Noten o Stephen Jones.

Beaton revivió en primera persona ese mundo frágil y decadente, construido de belleza y extravagancia que el siglo XX acabó por sepultar. Sus fotografías para El Baile Proust que ofrecieron los Barones Rothschild en su castillo de Ferrieres la noche del 2 diciembre de 1971 señalaron su acta de defunción, el final de una época como protagonista absoluto.