Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlota de Cambridge tiene su propia barra de labios

Con este pintalabios de color rosa oscuro Marc Jacobs pretende rendir homenaje a una mujer "natrualmente atractiva y de tez blanca", lo que la firma define como una 'English Rose'

La princesa Carlota en una fotografía tomada por su madre, Kate.
La princesa Carlota en una fotografía tomada por su madre, Kate.

La princesa Carlota de Inglaterra tiene tan solo nueve meses y ya es toda una figura influyente en la industria de la belleza. El viernes pasado el diseñador Marc Jacobs lanzó una línea de maquillaje que está inspirada en la hija pequeña de los duques de Cambridge. Para ser más precisos, el creador estadounidense presentó una barra de labios con el nombre de Charlotte. Este pintalabios pertenece a la línea Le Marc Lip, es de color rosa oscuro, se presentó exclusivamente en los almacenes Harrods de Londres —por el momento solo se puede adquirir allí— y vale unos 30 euros.

Catalina Gore, vicepresidenta y directora general del segmento de belleza de Marc Jacobs, dijo a la página especializada en moda WWD que se inspiró en una mujer naturalmente atractiva y de tez blanca, lo que se conoce en Inglaterra como una English Rose. “Esta colección de maquillaje tiene tonos rosados saturados y profundos”, explicó Gore.

#MarcJacobsBeauty #MJBxHarrods #HarrodsBeauty

Una foto publicada por Marc Jacobs Beauty (@marcbeauty) el

A su corta edad, Carlota se ha convertido en uno de los nombres más influyentes de Reino Unido. Hace un mes la revista Tatler la ubicaba en el puesto número uno de las personas que realmente importan de Gran Bretaña. No sorprende que sea así. En abril del año pasado antes de que la pequeña naciera, ya se hablaba de lo que ella generaría a la economía británica. Según explicaba a Daily Telegraph el profesor Joshua Bamfield, director del Centre for Retail Research, la llegada de la bebé reportaría con los años hasta 150 millones de libras (208 millones de euros) a la economía británica, con los minoristas de moda como los principales beneficiarios.

En opinión de Bamfield, la princesa iba a ser capaz de establecer las tendencias a lo largo de su vida, lo que será muy bueno para la industria del diseño de ropa. Incluso podría proporcionar “el impulso necesario para que las personas pongan en marcha nuevas empresas", decía. Y no se equivocó. Cada modelito con el que la princesa aparece en una nueva fotografía rápidamente se convierte en uno de los preferidos de los seguidores de la realeza. Este beneficio no es únicamente para su país, su influencia ha llegado hasta tierras españolas. Cuando la hija de los duques de Cambridge fue fotografiada por primera vez, al salir del hospital donde nació, con un ajuar hecho en Irulea, una tienda de ropa en San Sebastián, la pequeña tienda recibió cientos de visitas y de solicitudes para poder tener el mismo modelito. Lo mismo sucedió cuando Kate Middleton publicó una imagen de la pequeña con un peluche y vestido con un traje de flores de la firma de moda infantil M&H (madres e hijos) que se fabrica en un pequeño taller en Barcelona.