Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asomarse a la cabeza de María Antonieta

El ilustrador francés Benjamin Lacombe se sumerge en la personalidad de la reina decapitada en un libro ilustrado

  • Esposa de Luis XVI, reina consorte de Francia en el momento en que estalla la Revolución Francesa, reina decapitada. Mito, cuento e icono popular. “María Antonieta es parte de nuestra cultura popular, todos la conocemos sin conocerla de verdad, la odiamos al igual que la admiramos” cuenta el ilustrador y escritor francés Benjamin Lacombe (París, 1982), autor de 'María Antonieta. Diario secreto de una reina’, en el que, además de ilustrarlo, se mete en su piel a través de su ficcionado diario íntimo. “Al escribir este libro, al lanzar esa investigación, descubrí a una mujer probablemente torpe y a veces molesta pero, en el fondo, muy conmovedora”, cuenta el autor, que se zambulló en la correspondencia particular de la reina. “Definieron rápidamente a esta reina como frívola y leve, pero al hallar sus cartas, descubrí a una mujer mucho más interesante e inteligente que lo que decía el cuento popular. Yo reto a cualquiera a que encuentre a una chica de 14 años capaz de escribir una carta de esa profundidad en un idioma que no es suyo”.
    1Esposa de Luis XVI, reina consorte de Francia en el momento en que estalla la Revolución Francesa, reina decapitada. Mito, cuento e icono popular. “María Antonieta es parte de nuestra cultura popular, todos la conocemos sin conocerla de verdad, la odiamos al igual que la admiramos” cuenta el ilustrador y escritor francés Benjamin Lacombe (París, 1982), autor de 'María Antonieta. Diario secreto de una reina’, en el que, además de ilustrarlo, se mete en su piel a través de su ficcionado diario íntimo. “Al escribir este libro, al lanzar esa investigación, descubrí a una mujer probablemente torpe y a veces molesta pero, en el fondo, muy conmovedora”, cuenta el autor, que se zambulló en la correspondencia particular de la reina. “Definieron rápidamente a esta reina como frívola y leve, pero al hallar sus cartas, descubrí a una mujer mucho más interesante e inteligente que lo que decía el cuento popular. Yo reto a cualquiera a que encuentre a una chica de 14 años capaz de escribir una carta de esa profundidad en un idioma que no es suyo”.
  • Lacombe ya se había metido en la piel de Madame Bovary. Pero no es lo mismo tomar cuerpo en alguien ficticio que en alguien real y tangible, por mucho que sobre ella se hayan vertido ríos de tinta. “No sólo he transcrito las palabras que Maria Antonieta había dicho. Tuve que sumergirme en sus cartas y en las de sus contemporáneos para entender su psique, para volver a darle la palabra”, apunta. “Esta identificación, esta necesidad de conocer y entender a mi personaje, me acerca a una creación de ficción completa, como en Madame Butterfly. El uso de la primera persona refuerza un poco más este trastorno”. Para este libro, contó con el asesoramiento de la historiadora Cécile Berly.
    2Lacombe ya se había metido en la piel de Madame Bovary. Pero no es lo mismo tomar cuerpo en alguien ficticio que en alguien real y tangible, por mucho que sobre ella se hayan vertido ríos de tinta. “No sólo he transcrito las palabras que Maria Antonieta había dicho. Tuve que sumergirme en sus cartas y en las de sus contemporáneos para entender su psique, para volver a darle la palabra”, apunta. “Esta identificación, esta necesidad de conocer y entender a mi personaje, me acerca a una creación de ficción completa, como en Madame Butterfly. El uso de la primera persona refuerza un poco más este trastorno”. Para este libro, contó con el asesoramiento de la historiadora Cécile Berly.
  • “A María Antonieta le debemos la creación de la industria de la moda, el concepto de colecciones y del 'prêt-à-porter', recuerda el artista. “Aunque quizás lo más importante que le debemos sea la invención del chocolate (en el libro se incluye sus primeras recetas de chocolate). Así que esta mujer no podía ser tan mala”.
    3“A María Antonieta le debemos la creación de la industria de la moda, el concepto de colecciones y del 'prêt-à-porter', recuerda el artista. “Aunque quizás lo más importante que le debemos sea la invención del chocolate (en el libro se incluye sus primeras recetas de chocolate). Así que esta mujer no podía ser tan mala”.
  • “Si bien es cierto que era frívola en sus primeros años, que no estaba bien preparada para asumir el cargo, es porque era una persona incomprendida”. A lo largo de las ilustraciones, percibimos un cambio sutil en la reina. Una progresión imparable. El majestuoso moño va creciendo hacia lo imposible; entre el pelo van surgiendo, poco a poco, sombras amenazadoras. De las primeras ilustraciones, que retratan una infancia despreocupada, pasamos a sutiles animales, tan comunes en la iconografía del autor, que se mezclan con el cuerpo de la reina. Más tarde, desde los escondrijos de su pelo nos observan los huecos ojos de una calavera. “De una joven desentendida se convierte en una mujer encerrada en un mundo ficticio que ella misma crea, en el Trianon, antes de arrojarse a la tragedia”. Un cambio sutil pero imparable. Y unas ilustraciones que lo reflejan y que no excluyen, claro, el aspecto sexual.
    4“Si bien es cierto que era frívola en sus primeros años, que no estaba bien preparada para asumir el cargo, es porque era una persona incomprendida”. A lo largo de las ilustraciones, percibimos un cambio sutil en la reina. Una progresión imparable. El majestuoso moño va creciendo hacia lo imposible; entre el pelo van surgiendo, poco a poco, sombras amenazadoras. De las primeras ilustraciones, que retratan una infancia despreocupada, pasamos a sutiles animales, tan comunes en la iconografía del autor, que se mezclan con el cuerpo de la reina. Más tarde, desde los escondrijos de su pelo nos observan los huecos ojos de una calavera. “De una joven desentendida se convierte en una mujer encerrada en un mundo ficticio que ella misma crea, en el Trianon, antes de arrojarse a la tragedia”. Un cambio sutil pero imparable. Y unas ilustraciones que lo reflejan y que no excluyen, claro, el aspecto sexual.
  • “María Antonieta fue la mujer más representada de su tiempo, así que no tuve problemas para acceder a documentación iconográfica”, cuenta Lacombe. “Pero, más allá de eso, mi intención fue de expresar a través de la metáfora mucho más que unos meros facsímiles o imágenes del pasado. Aspiro a que mis imágenes tengan varios niveles de lectura”.
    5“María Antonieta fue la mujer más representada de su tiempo, así que no tuve problemas para acceder a documentación iconográfica”, cuenta Lacombe. “Pero, más allá de eso, mi intención fue de expresar a través de la metáfora mucho más que unos meros facsímiles o imágenes del pasado. Aspiro a que mis imágenes tengan varios niveles de lectura”.
  • “Ser madre le cambió considerablemente”, señala el autor. “En el ocaso de su vida, ella mostró una altura y una visión increíble”. «Disculpe, señor, ha sido sin querer», dicen que le dijo a su verdugo, cuando le pisó subiendo al cadalso. Así se cierra el libro, con un retrato de familia, los cuerpos erguidos del marido y los hijos a su alrededor. El cuello rojo, las cabezas entre sus manos. Larga vida a la reina guillotinada (al menos entre las páginas ilustradas).
    6“Ser madre le cambió considerablemente”, señala el autor. “En el ocaso de su vida, ella mostró una altura y una visión increíble”. «Disculpe, señor, ha sido sin querer», dicen que le dijo a su verdugo, cuando le pisó subiendo al cadalso. Así se cierra el libro, con un retrato de familia, los cuerpos erguidos del marido y los hijos a su alrededor. El cuello rojo, las cabezas entre sus manos. Larga vida a la reina guillotinada (al menos entre las páginas ilustradas).
  • El libro, editado por Edelvives, ya está a la venta. El Instituto Francés de Madrid (Calle del Marqués de la Ensenada, 12 ) organiza una exposición gratuita con los dibujos originales de Lacombe, hasta el 22 de enero.
    7El libro, editado por Edelvives, ya está a la venta. El Instituto Francés de Madrid (Calle del Marqués de la Ensenada, 12 ) organiza una exposición gratuita con los dibujos originales de Lacombe, hasta el 22 de enero.