Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa pierde dentro lo que gana fuera

El éxito pastoral y diplomático de Francisco contrasta con las resistencias en el Vaticano

Mil días después de ser elegido, el papa Francisco sigue perdiendo dentro lo que gana fuera. A cada gran triunfo desde el punto de vista pastoral, diplomático o mediático de sus viajes —Sudamérica, Cuba, Estados Unidos, África— le sucede, a su regreso a Roma, una derrota en su objetivo de cambiar la mentalidad del Vaticano. Ya no se trata tanto de saber cuántos obispos siguen estando en contra de abrir la Iglesia a las nuevas parejas, facilitar las nulidades matrimoniales o limpiar las finanzas, sino hasta qué punto la curia pontificia y el complejo mundo que la rodea —congregaciones, fundaciones, embajadas— están dispuestos a asumir en su propio comportamiento la apuesta de Jorge Mario Bergoglio por las periferias. Eso que, en el a veces tan cínico y procaz lenguaje de los mentideros vaticanos, ya se conoce como “la manía del Papa por los pobres”.

Un ejemplo es el último escándalo por la filtración de documentos reservados. Al margen de si monseñor Vallejo Balda —el sacerdote español que aún continúa detenido— es declarado culpable o si, como él alega, se acostó con una mujer casada y por ello sufrió chantaje, un vistazo a su vida reciente refleja cuán viejos y profundos son los vicios de la Roma vaticana. Aun siendo un advenedizo, Vallejo manejaba fondos sin control, cultivaba a plena luz relaciones perjudiciales para la Iglesia y participaba en las frecuentes fiestas mundanas organizadas por algunos embajadores ante la Santa Sede, más preocupados en apariencia por el noble linaje de sus invitados, la añada de un vino o la política doméstica que por sintonizar con Bergoglio.

La cuestión es saber hasta dónde llega la paciencia de Francisco, pero ya hay datos para pensar que es finita. Por lo pronto, ha vuelto a anular sine die su visita a Milán, donde reina el cardenal Scola, príncipe de los díscolos, y ya ni se esfuerza en sonreír a los diplomáticos demasiado preocupados por las plumas del uniforme. Desde su habitación sin vistas de viajante por la tierra, Bergoglio sigue teniendo claro que quiere cambiar el Vaticano. Cueste lo que cueste.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.