Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los refugiados urbanos de Katmandú

El campamento de la calle Tusal,en la capital de Nepala, aloja a 7.000 personas que han perdido todo desde el seismo que sacudió el país el 25 de abril

  • Vista del campamento de refugiados de la calle Tusal donde residen unas 7.000 personas venidas de diferentes ciudades tras perder sus casasen el terremoto del 25 de abril. El campamento está al Este de la ciudad de Katmandú, y es uno de los más importantes de la capital nepalí.
    1Vista del campamento de refugiados de la calle Tusal donde residen unas 7.000 personas venidas de diferentes ciudades tras perder sus casasen el terremoto del 25 de abril. El campamento está al Este de la ciudad de Katmandú, y es uno de los más importantes de la capital nepalí.
  • Unas 7.000 personas, venidas de diferentes pueblos y ciudades viven allí desde que el pasado 25 de abril el terremoto sacudió el país. Una niña que paseaba bajo la lluvia se queda mirando a la cámara.
    2Unas 7.000 personas, venidas de diferentes pueblos y ciudades viven allí desde que el pasado 25 de abril el terremoto sacudió el país. Una niña que paseaba bajo la lluvia se queda mirando a la cámara.
  • Tengi, 15 años. Perdió a sus padres en el terremoto del 25 de abril. Tres semanas antes de la realización de este reportaje sufrió un accidente laboral que le quemó casi todo su cuerpo. No tiene casa propia y deambula por el campamento de refugiados viviendo de la caridad de la gente.
    3Tengi, 15 años. Perdió a sus padres en el terremoto del 25 de abril. Tres semanas antes de la realización de este reportaje sufrió un accidente laboral que le quemó casi todo su cuerpo. No tiene casa propia y deambula por el campamento de refugiados viviendo de la caridad de la gente.
  • Sin luz, ni agua corriente, el único “lujo” del que pueden disfrutar son las letrinas prefabricadas que diferentes entidades les han facilitado. Mamara Pariar tiene 22 años. Perdió a su padre en el terremoto del 25 de abril. Vive sola en el campamento ya que sus cuatro hermanos están trabajando en India y Qatar.
    4Sin luz, ni agua corriente, el único “lujo” del que pueden disfrutar son las letrinas prefabricadas que diferentes entidades les han facilitado. Mamara Pariar tiene 22 años. Perdió a su padre en el terremoto del 25 de abril. Vive sola en el campamento ya que sus cuatro hermanos están trabajando en India y Qatar.
  • Casi ninguno de los desplazados conserva su trabajo, con lo que la esperanza de volver a disfrutar de su vida anterior es casi inexistente. Barba Rambal, 39 años, natural de Ramechhap. Vive con su mujer y su hija en el campamento para refugiados. Dibuja Mandalas que su mujer vende luego a los turistas en la plaza Durbar.
    5Casi ninguno de los desplazados conserva su trabajo, con lo que la esperanza de volver a disfrutar de su vida anterior es casi inexistente. Barba Rambal, 39 años, natural de Ramechhap. Vive con su mujer y su hija en el campamento para refugiados. Dibuja Mandalas que su mujer vende luego a los turistas en la plaza Durbar.
  • Los refugiados sobreviven con los alimentos que llegan de vez en cuando de diferentes partes y se ayudan los unos a los otros para conseguir cualquier cosa que les haga su vida un poco más cómoda. En la imagen, miembros de la famila Baniya se reúnen para comer todos juntos en una de las tiendas del campamento.
    6Los refugiados sobreviven con los alimentos que llegan de vez en cuando de diferentes partes y se ayudan los unos a los otros para conseguir cualquier cosa que les haga su vida un poco más cómoda. En la imagen, miembros de la famila Baniya se reúnen para comer todos juntos en una de las tiendas del campamento.
  • La mayoría de los habitantes del campo han perdido su hogar, otros se niegan a volver a sus lugares de origen por miedo a nuevas réplicas. Sarith, 29 años. Abandonada por su marido, vive en el campamento con su madre y su hijo Aayush tras perder su casa en el terremoto del 25 de abril.
    7La mayoría de los habitantes del campo han perdido su hogar, otros se niegan a volver a sus lugares de origen por miedo a nuevas réplicas. Sarith, 29 años. Abandonada por su marido, vive en el campamento con su madre y su hijo Aayush tras perder su casa en el terremoto del 25 de abril.
  • Una madre ducha a sus dos hijas frente a la tienda donde vive.
    8Una madre ducha a sus dos hijas frente a la tienda donde vive.
  • Niños del campamento de refugiados juegan con pistolas de papel.
    9Niños del campamento de refugiados juegan con pistolas de papel.
  • Unos grandes depósitos de agua, con restricciones de horario, surten de agua a la población del campamento. Una mujer lava la ropa al atardecer entre las tiendas del campamento de refugiados.
    10Unos grandes depósitos de agua, con restricciones de horario, surten de agua a la población del campamento. Una mujer lava la ropa al atardecer entre las tiendas del campamento de refugiados.
  • Un niño se columpia con la lona que cubre una de las tiendas comunes del campamento de refugiados.
    11Un niño se columpia con la lona que cubre una de las tiendas comunes del campamento de refugiados.
  • Mujeres esperan en las fuentes comunes que llegue la hora de la apertura del agua.
    12Mujeres esperan en las fuentes comunes que llegue la hora de la apertura del agua.
  • Un niño juega con una cometa mientras atardece en el campamento de refugiados.
    13Un niño juega con una cometa mientras atardece en el campamento de refugiados.