Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viaje más nostálgico de Isabel II

La reina de Inglaterra, a punto de cumplir 90 años, regresa al país en el que pasó sus mejores años de casada

La reina Isabel y Felipe de Edimburgo a su llegada a Malta.
La reina Isabel y Felipe de Edimburgo a su llegada a Malta. AFP

Isabel II acaba de iniciar una visita oficial a Malta con fuerte carga nostálgica, porque en esa isla vivió los años más felices de su matrimonio, todavía en su condición de princesa, y también allí se dispone a presidir este viernes una cumbre de la Commonwealth probablemente por última vez durante su reinado.

La reina de Inglaterra nunca muestra sus emociones en público, ni se espera que lo haga durante los tres días de estancia en Malta, aunque sí protagonizará el gesto de reunirse con algunos de los miembros del entorno que acogió a Isabel y su flamante marido Felipe en 1949. La pareja permaneció dos años en una residencia de La Valeta (la capital) que en estos días no va a poder visitar, como habría sido su deseo, a causa del largo desencuentro entre los actuales propietarios y el gobierno maltés sobre los planes de renovación del inmueble con fines turísticos.

La reina, en la Valletta,
La reina, en la Valletta, REUTERS

El acontecimiento más importante en la agenda de la monarca es, sin embargo, la cita bianual que presidirá de los jefes de Estado y de Gobierno de la Commonwealth, una organización de la que se siente especialmente orgullosa y que a lo largo de su dilatado reinado ha pasado de siete a los actuales 53 países miembros. Los analistas dan por seguro que en esta ocasión va a tratarse de una despedida, dado que la avanzada edad de Isabel II (89 años) desaconseja que realice viajes de largo recorrido e impedirá su presencia en próximas cumbres. Sólo en 2021, cuando la soberana contaría 95 años, es posible que la reunión de la Commonwealth se convoque en una localización cercana al Reino Unido o en este mismo país, pero ese extremo tampoco está garantizado.

En la presente visita a Malta, que por tanto resulta tan especial para la reina, le acompañan, además de su consorte, el duque de Edimburgo, su hijo y heredero Carlos y la esposa de éste, Camilla.

La monarca se despedirá el sábado de una isla en la que recaló por primera vez cuando el príncipe Felipe fue destacado por la Royal Navy. Llevaban casados apenas dos años y se instalaron en Villa Guardamangia, la mansión de La Valeta que hoy aparece muy degradada a causa de la controversia local de la que es objeto. Los cronistas reales relatan una etapa exultante en la vida de Isabel por aquel entonces, gracias a la existencia relajada y sin excesivas obligaciones del matrimonio que la muerte del rey Jorge VI en 1952 cortò de raíz. Al año siguiente, y una vez finalizado el periodo de luto, Isabel II era coronada en la abadìa de Wenstminter, y el ámbito privado quedaba supeditado al deber público. La reina ha regresado a Malta en numerosas ocasiones y no sòlo propiciadas por sus deberes oficiales: en 2007 fue en este lugar al que se siente ligada donde quiso celebrar el 60 aniversario de su boda.

 

 

Más información