Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama honra el “sonido americano” de Emilio y Gloria Estefan

Los artistas reciben la Medalla de la Libertad en nombre delos latinos en Estados Unidos

Obama entrega la Medalla de la Libertad a Emilio y Gloria Estefan
Obama entrega la Medalla de la Libertad a Emilio y Gloria Estefan AP

Además de riqueza y fama, Steven Spielberg, Barbra Streisand y Emilio y Gloria Estefan tienen desde este martes algo más en común: todos han sido distinguidos con la Medalla de la Libertad, el máximo reconocimiento civil en Estados Unidos. El presidente, Barack Obama, les hizo entrega del galardón este martes a ellos y a otras 13 personalidades de las artes, el deporte, la política y las ciencias, en una relajada ceremonia en la Casa Blanca que los Estefan, los únicos latinos homenajeados, aprovecharon para reivindicar la influencia hispana en momentos en que algunos políticos cuestionan a los inmigrantes.

“Esta medalla no trata de mí o de Gloria, se trata de decirle al mundo que los hispanos hemos venido a hacer una contribución a Estados Unidos”, dijo Emilio Estefan a los periodistas tras la ceremonia.

“Es la mejor forma de demostrarle al mundo que los latinos hemos venido a hacer una contribución a Estados Unidos, que amamos y respetamos este país, pero que al mismo tiempo estamos orgullosos de ser latinos”, agregó el músico y productor. Estefan está detrás del proyecto “We are all Mexican” (Todos somos mexicanos), que en septiembre unió a diversos artistas y personalidades latinas en respuesta a la retórica antiinmigrante del candidato presidencial republicano Donald Trump, que lanzó su campaña política afirmando que muchos de los migrantes mexicanos son “criminales” y violadores y que dice querer expulsar a los millones de indocumentados que viven en el país.

Obama, en el momento de condecorar a Steven Spielberg.
Obama, en el momento de condecorar a Steven Spielberg. AFP

También su esposa y compañera musical aprovechó los micrófonos para lanzarle un mensaje a los hispanos del país: “Que los que puedan que voten, es necesario que hagamos que nuestras voces sean escuchadas por el gobierno, y esa es la mejor forma de hacerlo”.

“Ojalá que el futuro presidente no divida, sino que una a la gente, que considere que los latinos somos parte de Estados Unidos”, acotó Emilio Estefan.

El presidente de EE UU, con Barbra Streisand otra de las premiadas.
El presidente de EE UU, con Barbra Streisand otra de las premiadas. AP

 Los latinos más americanos

Ambos lucían orgullosos la medalla dorada que minutos antes les había colocado Obama. “Usando la canción para celebrar y elevar los logros de los latinoamericanos, Emilio Estefan ha mezclado culturas y ha creado un sonido nuevo, completamente americano”, afirmó el presidente al condecorar al productor.

Gloria Estefan “encarna la historia de América y de una pionera que por siempre simbolizará el potencial de todos aquellos que desarrollan apasionadamente sus talentos y construyen sus sueños”, agregó Obama al colgar del cuello de la cantante de Miami Sound Machine el galardón.

“A algunos les preocupaba que fueran demasiado americanos para ser latinos y demasiado latinos para ser americanos. Pues resultó que lo único que quería hacer todo el mundo era bailar y hacer la conga”, recordó el presidente. “Y, juntos, su sonido de fusión ha vendido más de cien millones de discos. Y, como orgullosos cubanoamericanos, han promovido su herencia cultural”, agregó.

Los cubanoamericanos más influyentes

Los Estefan, una de las parejas cubanoamericanas más influyentes de Miami, han sido una pieza importante desde Florida en los esfuerzos de Obama por iniciar el acercamiento a Cuba que ahora está a punto de cumplir un año.

Emilio Estefan manifestó este martes su esperanza de que en esta nueva fase también “haya una luz nueva” para Cuba. “Que haya elecciones, que venga un nuevo presidente que pueda traer esperanza” a la isla, añadió. Gloria Estefan entretanto dejó claro cómo le gustaría celebrar ese momento que, confió, podría estar no muy lejano: “Me encantaría cantar en una Cuba libre para celebrar con ellos ese nuevo futuro. Ese día vendrá, si Dios quiere”.

Hasta entonces, apostilló su marido mostrando el galardón, esa Medalla de la Libertad está dedicada también “a nuestro país, Cuba, porque es importante que los cubanos sepan que somos una sola Cuba, los de allá y los de aquí”.

Los Estefan no fueron las únicas estrellas de la noche de gala en la Casa Blanca. La pareja cubanoamericana charló brevemente tras la ceremonia con Barbra Streisand -que se atrevió a saludarles en español- y con Spielberg, quienes también lucían felices la Medalla de la Libertad entre los compases de la banda de música, que honró al realizador con retazos de bandas sonoras de sus mayores éxitos, como la de E.T. Entre los galardonados también estaban la estrella del béisbol Willie Mays, el violinista israelí-estadounidense Itzhak Perlman, o el escritor y compositor de teatro Stephen Sondheim. También ostentan ya el máximo galardón civil Barbara Mikulski, la senadora que más tiempo ha servido en la Cámara Alta estadounidense, y, a título póstumo, Shirley Chisholm, la primera afroamericana elegida al Congreso, en 1968. También recibieron de forma póstuma el galardón el icónico jugador de béisbol Yogi Berra, fallecido en septiembre, y activistas de las minorías como Billy Frank Jr, que luchó por los derechos de los indígenas americanos, o Minoru Yasui, que desafió las restricciones impuestas a los ciudadanos de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

Obama destacó la diversidad de los galardonados como una muestra del “increíble tapiz” que es Estados Unidos y “la gran bendición que supone estar en una nación donde individuos tan diversos y de orígenes tan distintos pueden ayudar a conformar nuestros sueños, definir la justicia, la libertad y el amor”.