Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pueblo ofendido

Es un soplo de aire fresco cuando una actriz se salta, como hizo Clara Lago el otro día, el consabido guion

La actriz Clara Lago, durante su participación en el programa 'El Hormiguero'. Ampliar foto
La actriz Clara Lago, durante su participación en el programa 'El Hormiguero'.

Puse El Hormiguero a ver si salía Rajoy tocando la gaita o algo, pero en su defecto me encontré a la espectacular Clara Lago junto a Dani Rovira hablando, como toca, de los apellidos catalanes. A mí me pareció que la chica estaba muy suelta y, francamente, lo agradecí, porque cuando los actores andan de promoción suelen sobreactuar la simpatía y el amor por el público. Y claro que los actores aman al público, anhelan la aprobación de los espectadores y se pasean por los medios tratando de convencer al pueblo de que merece la pena gastar un dinero por verlos.

Los espectadores se suelen quejar de los topicazos que se repiten en este tipo de entrevistas en las que los pobres artistas responden lo mismo 200 veces, entre otras cosas, porque siempre les preguntamos lo mismo. Por tanto, es un soplo de aire fresco cuando una actriz se salta, como hizo Lago el otro día, el consabido guion y se queja con desparpajo de lo pesadita que se pone la gente pidiendo fotos a los famosos por la calle.

Pero por lo que se ve, una actriz no puede afirmar que hay fans muy impertinentes, y no se puede poner en cuestión la ya insoportable costumbre de la foto. Se entiende que los cómicos han de aceptar sin rechistar, aunque no estén de humor, aunque anden inmersos en un momento de intimidad, el posado junto a unos desconocidos. Es ese extraño concepto de querer a los artistas y al mismo tiempo no tenerles ningún respeto.

Lago ha pedido perdón por haber ofendido al sagrado pueblo: ¿por qué? Las actrices son mucho más atractivas cuando dicen lo que piensan. Habrá que ponerle unas velas a santa Mae West.