Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Problemas de vacunas

Las autoridades europeas tienen que plantearse nuevas estrategias que garanticen el abastecimiento

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, junto a  la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE

La muerte de cinco bebés en lo que va de año a causa de tosferina, una enfermedad evitable mediante vacunación, ha puesto de manifiesto dos graves problemas a los que hay que hacer frente con urgencia: una situación de desabastecimiento de vacunas y la ausencia de armonización del calendario de vacunaciones en España.

En poco tiempo se ha observado un aumento alarmante de la incidencia de la enfermedad en España: de 538 casos en 2009 entre niños y adultos ha pasado a cifras que oscilan entre los 2.299 y los 3.239 en los años siguientes. En mayo, los dos laboratorios que fabrican la vacuna anunciaron que no podían garantizar el suministro por problemas de fabricación de uno de sus componentes. Se da la circunstancia de que una parte de la producción que se realizaba en Europa ha sido deslocalizada a India. La falta de suministro no afecta a la vacuna que se administra entre los dos y los 18 meses, sino a la de recuerdo, de composición diferente, que se inyecta a los seis años y a las embarazadas. La Sociedad Española de Pediatría recomendó vacunar a las embarazadas, de modo que los bebés tengan los anticuerpos transmitidos por la madre. Algunas comunidades, como la catalana, comenzaron a vacunar a las gestantes ya en 2014.

En junio pasado, Sanidad emitió un protocolo que recomendaba hacerlo, pero solo siete comunidades lo han seguido hasta ahora. Ante la falta de abastecimiento, algunas han optado por retrasar la dosis de los seis años, lo que no resulta tan comprometido, y usarla en las embarazadas. Pero otras no, lo que plantea un problema grave de equidad que debe ser corregido. Los niños fallecidos pertenecen a estas últimas. Las autoridades europeas tienen que plantearse nuevas estrategias que garanticen el abastecimiento de las vacunas, y las españolas deben asegurar que todas las embarazadas reciben la inmunización preventiva.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.