Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDO FRIKI

De Hassel a Hoff: cuando los famosos se cambian el nombre

El anuncio de David Hasselhoff de cambiar su apellido a un simple Hoff nos recuerda otros casos de 'celebrities' que quisieron marearnos

Hassel ha muerto. Larga vida a Hassel. El ídolo de masas e icono de la vida anteriormente conocido como David Hasselhoff ha decidido ejercer una separación consciente entre el principio y el final de su apellido. Porque cuando hasta tus propios fans más devotos pasan olímpicamente de parte de tu nombre y te llaman The Hoff, ¿quién eres tú para llevarles la contraria?

Así que atentos, porque a partir de ahora, cuando queráis referiros al protagonista de El coche fantástico, de Los vigilantes de la playa y de más de uno de vuestros sueños (o pesadillas), tendréis que hacerlo por su nuevo nombre oficial: David Hoff.

Lo de oficial no lo decimos nosotros, lo dice el propio Hoff en el cortísimo video en el que muestra un certificado enmarcado (signo inequívoco de autenticidad) y explica su decisión: “Llevo años queriendo deshacerme del Hassel. Ahora lo he hecho oficial”.

Hoff no es el primer famoso que, a mitad de una meteórica carrera (o en su caso, -perdónanos, Hoff- tirando al final), decide replantear completamente su nombre. Aunque sí puede ser uno de los pocos (si no, únicos) cuyas razones para hacerlo sean meramente económicas (y más que probablemente efímeras). O al menos eso deducimos del comunicado de prensa de su representante, que aseguraba esta mañana que todo esto forma parte de una campaña publicitaria australiana de la que sabremos más en breve.

“David sólo se está divirtiendo”, decía. Y suponemos que eso, más el incentivo económico que sea, son razones más que suficientes para que David Hoff, al que hemos visto desde corriendo a cámara lenta con su traje de baño rojo y su pecho palomo, hasta borracho comiendo una hamburguesa del suelo mientras su hija le increpaba que pusiera en orden su vida, se cambie el nombre y lo que haga falta.

Pero, ¿qué otras razones pueden llevar a un famoso en la cima de su fama a jugársela cambiando completa o parcialmente su nombre? Repasamos algunos de los ejemplos más sonados de aquellos que un día decidieron volvernos a todos locos cambiándose el nombre.

De Prince a un símbolo impronunciable y vuelta a Prince

Nunca jamás se podrá hacer ninguna lista sobre famosos que decidieron cambiar su nombre sin mentar a Prince. Porque cuando se cambió el nombre, Prince era una de las estrellas más importantes del mundo, y porque decidió, en un alarde de troleo máximo difícil de superar, cambiárselo por un símbolo impronunciable que, supuestamente, representaba la unión de lo femenino y lo masculino. En el fondo era todo una peineta épica a Warner Bross, el sello discográfico que ni le dejaba hacer lo que quería ni le liberaba de su contrato. Nosotros, además, nos empeñamos en escribir el símbolo de marras como “el artista anteriormente conocido como Prince” cuando el propio cantante estaba harto de decirnos que realmente se escribía “Símbolo del Amor Número 2”. Afortunadamente para todo, en 2000, una vez liberado de Warner, Prince volvió a ser Prince.

De Mos Def a Yasiin Bay

En 2012, Dante Terrel Smith cambiaba oficialmente su nombre artístico Moss Deff por el de Yassin Bay. En su caso el cambio era por una cuestión de identidad personal. Mos Def, explicaba, era el nombre que la calle le había enseñado, una manera de hablar inculcada por la cultura y su entorno. Yassin, que es una referencia al verso 36 del Corán y significa “rico” o “el que va contra corriente” representaba, comentaba el rapero y actor, mucho mejor quién es él ahora, aunque no parece que haya calado mucho entre el público, que aún le reconoce como Mos Def.

De Lisa Bonet a Lilakoi Moon a los dos

No es para nada extraño que un actor cambie su nombre de nacimiento por uno artístico. Lo que ya es menos usual es que alguien alcance el éxito con su propio nombre y decida cambiárselo… en su vida personal. En 1995, Lisa Bonet, sufriendo las supuestas mieles de la fama traídas por El show de Cosby y Un mundo diferente, decidió, en un intento de recuperar su identidad y su intimidad, cambiarse el nombre legalmente por el de Lilakoi Moon. Para nosotros seguiría siendo Lisa Bonet, entre otras cosas, porque veinte años después todavía no somos capaces de escribir Lilakoi sin hacer trampas y mirar, pero el cambio en su vida personal sigue estando vigente.

De Cat Stevens a Yusuf Islam

Cat Stevens (nacido Steven Demetre Georgiou) adoptó su primer nombre artístico por sugerencia de su entonces novia, porque no se veía vendiendo muchos discos como Demetre y porque, ¿a quién no le gustan los gatos? Su nombre posterior sigue la estela de otro grande con cambio significativo de nombre: Muhammad Ali (anteriormente Cassius Clay) y responde a una cuestión espiritual. En su caso, a una epifanía religiosa, resultado de un accidente en 1977 en California en el que casi muere ahogado, y tras el que abrazó la fe islámica.

De Snoop Doggy Dog a Snoop Dogg, y de Snoop Lion a Snoop Dogg

Snoop Doggy Dog, Snoop Rock, Snoop Doggy, Snoopzilla… la lista de nombres a los que ha respondido Calvin Cordozar Broadus Jr en algún momento de su carrera es casi tan grande como su vida misma. Desconocemos cual es la historia del origen de estos nombres, pero afortunadamente, sí tenemos constancia del espiritual proceso que le llevó a pasar a ser Snoop Lion: “Cuando fui a un templo y el Sacerdote Sumo me preguntó cómo me llamaba, le dije que ‘Snoop Dogg’. Me miró a los ojos y me dijo ‘Ya no. Tú eres luz; tú eres un león’. Desde ese momento en mi vida, empecé a entender qué hacía aquí”. Pero como a un león no le manda nadie (sacerdotes incluidos), el rapero y defensor de la marihuana decidió volver a responder al nombre con el que ha conseguido labrarse la fama por razones que solo el león conoce.

De Ron Artest a Metta World Peace

¿Qué se regala a sí mismo el hombre que lo tiene todo? El exjugador de Los Angeles Lakers lo tuvo claro: el nombre más molón del mundo, y en septiembre de 2011 se cambió legalmente su nombre por el de Metta World Peace. “Mi cambio de nombre pretende inspirar y unir a la juventud de todo el mundo”, explicaba el titán de la NBA. Chiquito propósito. Ah, y por si no queda claro, Metta es el nombre y World Peace el apellido.

De Amerie a Ameriie

No, no es una errata. Parece el mismo nombre, pero esa “i” extra que la cantante Ameriie añadió a su nombre artístico en 2010 encapsula un mundo entero de significado. Todo de acuerdo a la versión de la interesada, claro, para la que esa aparentemente pequeña “i” representa energía positiva. “me comporto siguiendo vibraciones e intuición, y creo que todo es energía. La vibración de la “i” doble es perfecta para mí”. ¿Te parece poco cambio? Pues díselo al fan del guión que unía la Jay y la Z del rapero y empresario neoyorkino, y que, en su nombre, puso un anuncio hilarante en Craiglist para consolarse.

De Puff Daddy a P. Diddy a Diddy y a Swag

Llega un momento en la vida de todo humano en el que piensa: me da exactamente igual cómo quiera Sean Combs que le llame ahora. Y ese momento llega, básicamente, porque en los últimos 14 años, el rapero, empresario e indeciso supremo Combs, se ha cambiado el nombre nada menos que cuatro veces. Primero a P. Diddy en 2001, luego a Diddy en 2004 y, cuando pensábamos que le teníamos controlado, nos amenazó con volver a cambiárselo por Swag tras sobrevivir a un gripe especialmente intensa. Eso sin contar con el nombre con el que ha construido su imperio textil: Sean John. Agotador.

De Garth Brooks a Chris Gaines

Si algo nos ha quedado claro repasando la lista de famosos que en algún momento de su carrera decidieron cambiarse de nombre, es que, 1) es muy duro sobrevivir en el tiempo si eres el nombre artístico de un rapero, 2) las epifanías religiosas pueden ser muy peligrosas y 3) tienes que ser muy, muy, muy famoso para que el resto del mundo te baile el agua, le interese y se aprenda tu nuevo nombre. E incluso así no las tienes todas contigo. Si no, que se lo digan a Garth Broods, que en los 90 fue el líder supremo de las listas de éxitos de la música country. Hasta que el genio se le subió a la cabeza y decidió hacerse un Taylor Swift (antes de Taylor Swift) y pasarse al mundo del pop, cambio de nombre mediante. Una manera de acabar completamente con tu carrera como otra cualquiera.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.