Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para sacarle partido a Netflix

Paciencia. No te saltes ninguno de estos pasos. Te lo decimos los que llevamos meses conviviendo con él

¿Por qué Netflix debería ser un básico en cualquier hogar junto al microondas o la lavadora? Quizá esa no sea la pregunta correcta, quizá haya que empezar por aquí: ¿ha pasado usted por un domingo de resaca en el que salir de la cama es un sacrificio y en el que pensar qué puede ver es directamente una tortura? ¿ha llegado usted a casa después de doce horas de trabajo, con el encefalograma plano y sin capítulos nuevos de su serie favorita?

Netflix no es un videoclub infinito (y el catálogo español, por el momento, es limitado), tampoco es una plataforma de cine de autor para cinéfilos irredentos, pero es una herramienta orquestada por las mentes más perversas de Silicon Valley, o lo que es lo mismo; un instrumento que cuando se instala en tu rutina se convierte en un imprescindible: como el lavavajillas, como el tupperware, casi como Facebook.

Netflix sabe que has tenido un mal día, sabe que tienes resaca, sabe que hoy no quieres pensar demasiado. Como sabía que a todo el mundo le iban a gustar 'House of Cards' y 'Orange is the new black'. Maneja tus gustos y, con ellos, realiza un bosquejo de tu personalidad. Se hace tu amigo.Juega con ventaja. Lo sabemos porque lo hemos usado pero, antes, hemos tenido que aprender a usarlo:

1. Paciencia. No te saltes ningún paso a la hora de crear tu perfil. Rellena todos los campos e invierte una tarde en contestar a las preguntas. Si todo funciona como en Estados Unidos (y tarde o temprano la idea es que el servicio se acabe equiparando), Netflix te preguntará por tus películas y tus géneros favoritos y te pedirá que puntúes decenas de títulos. Hazlo. Porque lo que hace especial a esta plataforma es su sección personalizada. ¿No sabes que ver?. Enciéndelo y te recomendará series y pelis especialmente para ti. Siempre acierta.

2. No mientas. Nadie te está juzgando. No digas que te gustan las películas iranís o los documentales de ciencia. O no digas que únicamente ves películas independientes. Admite que has visto 'Gossip girl' y que una buena película de instituto no hace mal a nadie. Sobre todo, porque luego acabarás pagando las consecuencias los domingos por la tarde, cuando te apetezca una comedia romántica entretenida y Netflix te sugiera una largometraje demasiado profundo para tu estado mental.

3. Son americanos. Tenlo en cuenta y sácale partido. Quizá no tengan lo último en cine francés, pero sí muchas pelis de adolescentes ochenteros. O esas en las que Lindsay Lohan todavía era una chica joven y lozana. Ya tendrás tiempo de culturizarte con otras plataformas.

4. Busca documentales. Siempre, independiente de la nacionalidad y el catálogo, son uno de sus puntos fuertes.

5. No te suscribas a la opción barata. Suscríbete, al menos, a la intermedia. Son diez euros y la diferencia en cantidad, comodidad y calidad del visionado suele ser bastante apreciable

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.