Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La disputa por la herencia de Robin Williams llega a su fin

Los tres hijos del cómico y su viuda llegan a un acuerdo. Ella se queda con mansión de San Francisco y una manutención de por vida, entre otras cosas

Robin Williams, y su esposa Susan Schneider, en Nueva York en 2012.
Robin Williams, y su esposa Susan Schneider, en Nueva York en 2012. AP

La disputa por la herencia de Robin Williams entre Susan Schneider, viuda del actor, y los hijos del cómico llega a su fin. O al menos eso aseguran sus abogados. La batalla judicial por la fortuna del intérprete duró casi un año, en ella Zelda, de 26 años, Cody, de 23 y Zak de 32, —hijos de los dos matrimonios anteriores de Williams reclamaban a Schneider tanto dinero, como propiedades y algunos recuerdos que su padre solía coleccionar.

Según explicaron los abogados de ambas partes, Susan Schneider se quedará con la mansión que compartió con la estrella en la zona de la bahía de San Francisco y además recibirá una manutención de por vida. La viuda también recibirá un reloj que el actor utilizaba siempre, una bicicleta que compraron durante su luna de miel, y los regalos que les dieron en su boda.

Por su parte, el abogado de los hijos aseguró, en declaraciones recogidas por la BBC, que los vástagos de Williams están satisfechos de que la batalla legal haya terminado: "Creo que sencillamente están muy contentos de que esto quede atrás".

Aunque el ambas partes por fin se hayan puesto de acuerdo, aún queda que el juez le dé el visto bueno.

De izquierda a derecha: Susan Schneider, Robin Williams y su hija Zelda, en el estreno de una película en noviembre de 2013.
De izquierda a derecha: Susan Schneider, Robin Williams y su hija Zelda, en el estreno de una película en noviembre de 2013. AP

La muerte del actor el 11 de agosto de 2014, que según su mujer sufría depresión y principio de mal de parkinson, conmocionó al mundo entero. Williams era uno de los actores más queridos por el público y era considerado como un genio cómico.