Australia prohíbe la entrada a Chris Brown por violento

El cantante tenía prevista una gira en este país y en Nueva Zelanda, que también peligra

El rapero Chris Brown.
El rapero Chris Brown.RICK LOOMIS (AFP)

Chris Brown no recibirá el permiso para realizar una gira por Australia como tenía previsto hacer el próximo diciembre debido a su condena por agredir a la estrella de pop Rihanna durante sus años de relación, según señaló Michaelia Cash, ministra adjunta de Inmigración y Protección de Frontera antes de que el gabinete se reestructure esta semana. Cash ha dicho este jueves que recomendará al ministro de Inmigración, Peter Dutton, que le niegue al estadounidense, de 25 años, el permiso por su conflictiva personalidad. De inmediato la declaración recibió apoyo del primer ministro Malcolm Turnbull. Ambos hablaron durante el lanzamiento de una iniciativa gubernamental para prevenir la violencia doméstica.

"La violencia contra las mujeres es una de las grandes vergüenzas de Australia. Es una vergüenza nacional", dijo Turnbull, quien agregó que es necesario un "cambio cultural grande" para derrotarlo.

Chris Brown, con Rihanna.
Chris Brown, con Rihanna.ROBYN BECK (AFP)

Brown, que ganó un Grammy en 2012 al mejor álbum de R&B con FAME, tiene previsto celebrar una serie de conciertos en diciembre, pero el grupo activista GetUp está haciendo campaña en contra del cantante, que ha sido excluido de otros países, entre ellos Reino Unido y Canadá. "La gente tiene que entender que si se comete violencia doméstica no puede luego pasearse por el mundo. No queremos persona en Australia con esta personalidad", dijo Cash.

Con un historial de continuas idas y venidas a las comisarias, el intérprete abandonó por última vez la cárcel californiana en junio de 2014 tras cumplir 108 de los 131 días en los que se quedó su condena por violar su libertad condicional tras haber sido tenidos en cuenta los 116 días que pasó en un centro de desintoxicación y los 59 que estuvo entre rejas a la espera de juicio.

También hay dudas sobre si se le concederá a Brown permiso de entrada en Nueva Zelanda para otras actuaciones. Su situación le obliga a solicitar una visa especial, y hasta ahora no lo ha hecho. Aunque no parece que las cosas le vayan a ser mucho más fáciles: ya ha hablado el legislador Judith Collins neozelandés, quien ha dicho: "Debería largarse".

Brown pasó de prodigio musical a niño malo de la música cuando en 2009 se declaró culpable de agredir a su entonces novia, la también cantante Rihanna, tras una de las fiestas de los premios Grammy. Un incidente de violencia de género que dejó a la intérprete con heridas en el rostro y que requirieron hospitalización. Entonces fue sentenciado a cinco años de libertad condicional y a seis meses de servicios forzados, condena que supuestamente violó en reiteradas ocasiones, ya fuera por el supuesto consumo de marihuana o por acudir a una fiesta a la que su exnovia estaba invitada. También hubo otros incidentes violentos que salpicaron las páginas de la prensa aunque no motivaron su detención. Posteriormente fue acusado de nuevo de asalto en la ciudad de Washington (EE UU) cuando dos mujeres le pidieron una foto y otros dos hombres se unieron a la instantánea, algo que el cantante no se tomó a bien. Fue entonces cuando Brown y su guardaespaldas fueron detenidos y el músico acabó entre rejas por violar lo impuesto en su libertad condicional.

El cantante en una de sus últimas comparecencias ante el juez.
El cantante en una de sus últimas comparecencias ante el juez.REUTERS

El verano pasado en la fiesta que organizó el rapero la madrugada previa a la gala de entrega de los MTV Music Video Awards se produjo un tiroteo con tres heridos, según informaron las autoridades locales: dos hombres y una mujer, entre quienes se encontraba el capo del hip hop Marion Suge Knight. Tras el incidente, Chris Brown tuiteó: “Resulta decepcionante que como sociedad no podamos divertirnos o disfrutar sin que surjan altercados a veces”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS