Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Seguridad en el tren

Al leer la noticia sobre el ataque terrorista abortado en un tren Thalys, me ha venido a la cabeza un pensamiento que ya había tenido antes: ¿por qué los controles de seguridad en los medios de transporte son tan exhaustivos en unos casos (hasta el punto de no permitir llevar un litro de agua en un vuelo) mientras que en otros son prácticamente inexistentes? Esta pregunta me había surgido antes porque utilizo con frecuencia tanto el AVE como los trenes de media distancia: en el primero se pasa el equipaje por un escáner mientras que en los últimos, no. Hasta ahora, me decía a mí mismo que probablemente esta disparidad se debía a lo que unos hipotéticos expertos en seguridad habrían determinado era lo seguro en cada caso. Tras el reciente ataque frustrado, me cuesta seguir creyendo eso, más si se tienen en cuenta los factores agravantes del suceso: el atacante, que estaba identificado como peligroso por los servicios de inteligencia europeos, y que para colmo había regresado de Siria recientemente, no tuvo ningún problema para viajar en tren con todo un arsenal a cuestas. ¿Cómo es posible?— Rafael Villar Fernández.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.