Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Felices 35, Gisele Bündchen!

La modelo, que cumple años este lunes, es la mejor pagada del mundo. El año pasado ganó 43 millones. Estas son las cinco cosas que debes de saber de ella

Aunque fue el año oficial de su retirada de las pasarelas, Gisele Bündchen no lo tuvo muy difícil para mantener su puesto en lo alto del todo de la lista Forbes de las modelos mejor pagadas en 2014. Con unos ingresos anuales que la revista cifra en más de 43 millones de euros, multiplica por mucho los de sus inmediatas seguidoras, Dutzen Kroes y Adriana Lima, que acumularon unos siete millones de dólares cada una. La maniquí brasileña cumple hoy 35 años con su reputación y su cuenta bancaria intactas pero confirmada como una representante de otra era.

En “su época” –anteayer–, las modelos no conseguían grandes campañas gracias a sus seguidores en las redes sociales, como les ocurre hoy a Kendall Jenner y Gigi Hadid, ni protagonizaban titulares a diario como Cara Delevingne –si bien ésta se considera ya sólo modelo a tiempo parcial, como decía la hilarante canción de los Flight of the Conchords, desde que se ha puesto en serio con el cine– y era más importante más acumular portadas de diferentes Vogue que salir en un vídeo de Taylor Swift. Puede que Bündchen no tuviera el carisma de sus predecesoras, las supermodelos de los 90 (la más longeva de todas ellas, Kate Moss, ocupa el cuarto puesto en la lista de Forbes) pero sí tiene una profesionalidad a prueba de escándalos. Su negociado es la perfección. Con motivo de su cumpleaños, que probablemente celebrará con una fiesta abstemia, con limonada de agave y agua de coco y snacks de frutas deshidratadas y rodeada de su marido, la estrella del fútbol americano Tom Brady, sus hijos, Benjamin y Vivian Lake y su hijastro Johnny, repasamos cinco curiosidades clave sobre su vida y su carrera.

 

Gisele Bündchen, con las zapatillas de su marca.
Gisele Bündchen, con las zapatillas de su marca. GTRES

1. Tiene una hermana gemela. Patricia, siete minutos menor que Gisele, hizo el mismo cursillo de modelo que su melliza en 1993, pero ni siguió adelante con la profesión y trabaja ahora como manager de la modelo, que suele decir que Patricia era “la guapa y la popular” en el colegio cuando eran pequeñas. Ambas tienen cuatro hermanas más: Gabriela, que ejerce como abogada de Gisele, Rafaela, que trabaja en su web, y Raquel, contable. La sexta, Graziela, es juez en Brasil. Todas crecieron en el pequeño pueblo de Horizontina, donde “no había ni un semáforo”, según ha contado la modelo en varias entrevistas.

 2. Ella también se mete en jardines. Aunque la brasileña ha trabajado su imagen manteniéndose alejada de toda controversia, en los últimos años ha entrado en más de una, casi siempre por sus declaraciones en torno a la maternidad. Lactivista reconocida, dijo en el Harper’s Bazaar estadounidense en 2010 que debería existir una “ley mundial” que obligara a las madres a dar el pecho durante los primeros seis meses de vida del bebé y acto seguido se vio obligada a aclarar que no pretendía juzgar las decisiones de otras madres. Sin embargo, ese mismo año, tras dar a luz a su primer hijo, también contó en Vogue que sólo ganó 13 kilos en su embarazo porque evitó “convertir su cuerpo en un contenedor”, como, a su entender, hacen muchas mujeres. También publicó en su web un artículo, no escrito por ella, en el que se hablaba de los partos medicalizados “con violencia” acusando a los hospitales de “producir bebés en masa”. Lejos de asuntos maternales, Bündchen también indignó a algunos seguidores bostonianos de los New England Patriots cuando insinuó que su marido era el único jugador decente del equipo y que él sólo no podía “tirar el balón y coger el balón a la vez”.

3. Mantiene una buena relación con su ex, Leonardo DiCaprio. Fueron pareja durante cinco turbulentos años, durante los cuales los medios solían pintar a una Gisele frustrada por los hábitos mujeriegos del actor. Pero la modelo sigue llevándose bien con DiCaprio y, sobre todo, con la madre de éste. Le gusta destacar el activismo ecologista del actor, ya que ella misma es embajadora de buena voluntad en el programa medioambiental de la ONU.

4. Modelo no, gracias. Aunque no parece tener ninguna pretensión de labrarse una carrera en el cine y ha orientado sus negocios post-pasarela al estilo de vida, tuvo un pequeño papel en la película Taxi y aceptó aparecer en El Diablo viste de Prada a condición de no tener que interpretar a una modelo, por lo que hizo una breve aparición como una de las asistentes de la revista ficticia Runway por el viejo procedimiento hollywoodiense de afear a las estrellas: le colocaron gafas y un moño severo.

5. Obsesa del control. Bündchen asegura que le debe el férreo control de su agenda no a sus muchos empleados sino a la aplicación para móvil Cozi. Ahí organiza con un sistema de colores (ella es el violeta, Brady el azul) las actividades de toda la familia, de manera que sabe “lo que hace cada uno durante cada segundo del día”. La modelo también es un maniática de la limpieza y dice que le gusta eliminar personalmente los gérmenes de sus casas. Tras vender su complejo ecosostenible de Los Ángeles al rapero Dr. Dre, a los Brady Bündchen les queda el apartamento neoyorquino y la mansión de Boston.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información