Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un príncipe sin reino pero con 15 millones de fieles

Cuando se cumplen 58 años de su ascenso como jefe espiritual de los ismaelíes, el agá Jan asegura su sucesión

El agá Jan, con su hijo Karim y la esposa de este con su primer hijo.
El agá Jan, con su hijo Karim y la esposa de este con su primer hijo.

Le gusta el poder, no la fama. Como casi todos los ricos de cuna huye de los medios de comunicación. Se mantiene muy activo a sus 78 años, pero solo se deja ver cuando lo requieren sus obligaciones como líder espiritual de la comunidad ismaelí compuesta por más de 15 millones de musulmanes repartidos en 25 países. El agá Jan acaba de hacer una excepción y ha difundido una foto en la que posa con su hijo Karim y la esposa de este, la princesa Salwa, para presentar al primer hijo de la pareja. Es la imagen que refleja que la línea de sucesión está garantizada, todo ello coincidiendo con el 58º aniversario que hoy se cumple de su llegada a un reino sin país.

El príncipe, con su hija Zahra,
El príncipe, con su hija Zahra, GETTY

Salvo en estas contadas estampas familiares el agá Jan solo posa sin esconderse en los hipódromos donde sus caballos compiten. Su cuadra es una de las mejores del mundo y atesora todos los grandes premios del calendario. Lo que comenzó siendo una afición es ahora, además, otro lucrativo negocio para él. Es su hija mayor, Zahra, quien se ocupa de criar caballos en Chantilly (Francia). Pero no solo en ello trabaja su primogénita. También es responsable del departamento de Bienestar Social de la Aga Jan Development Network, un conglomerado de fundaciones creado por su padre que cuenta con más de 80.000 empleados en 30 países y múltiples iniciativas sociales y culturales en Europa, África y Asia. En una de ellas, que opera en Ginebra, trabaja desde agosto de 2013 Cristina de Borbón. La amistad que une a don Juan Carlos con el agá Jan facilitó la nueva vida laboral de la Infanta una vez que salió de España tras el estallido del caso Nóos.

El rey Juan Carlos fue compañero del líder de los ismaelíes en el exclusivo colegio internacional de Le Rosey, en Suiza, por el que pasaron, entre otros, el príncipe Raniero de Mónaco, Alberto de Bélgica o Mohamed Reza Pahlevi, el último sah de Irán.

Nació en Ginebra pero tiene pasaporte británico. La revista Forbes estimó en 2008 su fortuna personal en 1.000 millones de dólares, unos 775 millones de euros, pero las estimaciones varían según la fuente. La justicia francesa la fijó recientemente en 10.000 millones, de acuerdo con el diario Le Figaro. Como hombre de negocios, el agá Jan es el socio mayoritario de la financiera italiana Fimpar, que se hizo con el control del grupo hotelero Ciga y creó e impulsó la Costa Esmeralda, en Cerdeña, lugar de reunión de la alta sociedad mundial. Además, es presidente de un impresionante entramado empresarial y financiero que le reporta unos enormes beneficios anuales, con los que no solo ha mantenido la fortuna heredada de su abuelo, sino que la ha aumentado.

El agá Jan y su entonces esposa, Gabriele Thyssen, en su visita a Granada en 1998.
El agá Jan y su entonces esposa, Gabriele Thyssen, en su visita a Granada en 1998.

Se mueve en los círculos más exclusivos y su vida personal no la expone. Solo hubo una excepción. El divorcio de su segunda esposa, la princesa Gabriele Thyssen, que le colocó en el ojo del huracán. Ocurrió en 2002, cuando la entonces begum Inaara, el título que recibió al contraer matrimonio, descubrió que su marido le era infiel. Gracias a un detective privado, supo que el príncipe se había ido de vacaciones a Tanzania con otra mujer a bordo de su avión privado. Gabriele Thyssen solicitó entonces el divorcio que valoró en 200 millones. El agá Jan ofreció siete. Desde ese momento, comenzó la batalla judicial, financiera y pública. Una vez acallada la tormenta hoy él hace todo lo posible por mantenerse al margen los círculos de la jet set más popular. Su vida es la de un rico y poderoso de verdad. Esos que no salen en las revistas.

Una comunidad étnica, culturalmente diversa y políticamente neutral

ÁNGELES ESPINOSA

Los ismaelíes son una comunidad étnica y culturalmente diversa que sigue una rama minoritaria dentro del minoritario islam chií cuyo líder espiritual es el agá Jan. También se les conoce como septimanos porque en el siglo VIII se escindieron del grueso de los chiíes al optar como séptimo imam por Ismael Ibn Jafar, en lugar de su hermano más joven Musa al Kadhim.

Apenas suman 15 millones de fieles (frente a los 1.500 millones de musulmanes, de los que un 12% son chiíes y el resto suníes), pero están repartidos por los cinco continentes. Las principales congregaciones se hallan en India, Pakistán, Afganistán e Irán, debido a que emigraron hacia el Este ante la oposición que encontraron en Arabia a que su líder dirigiera a todos los musulmanes. También hay pequeñas comunidades ismaelíes en Siria, Líbano, Jordania, Arabia Saudí, Yemen e incluso en África Oriental, a donde llegaron desde India en el siglo XIX como mano de obra del Imperio Británico para construir el ferrocarril. Más recientemente han emigrado a Europa, EE UU, Canadá, Nueva Zelanda o Australia.

Inicialmente fueron la principal rama del chiísmo, pero su poder político tocó techo entre los siglos X y XII durante el califato fatimí. Se asocia su poder de entonces a los hashashin, o asesinos, una orden de guerreros que según la leyenda asesinaba a sus enemigos bajo el efecto de hachís y gracias a los cuales mantuvieron a raya a los seléucidas (suníes) desde su base en el castillo de Alamut (en el actual Irán). Hulagu Jan, un nieto de Genghis Jan, arrasó su fuerte en 1256.

El abuelo y predecesor del actual agá Jan, sir Sultan Mahomed Shah, procedió a articular su responsabilidad como líder espiritual en el contexto contemporáneo estableciendo una posición de estricta neutralidad política. Esa decisión y el hecho de que los ismaelíes no practican el proselitismo, ni admiten conversos, les ha granjeado una mayor tolerancia en los países en los que viven, aunque no ha acabado con las agresiones de los extremistas suníes en Pakistán o la discriminación en Arabia Saudí.