“Todavía echo de menos cosas de mi padre”

Francisco Rivera Ordóñez es un torero a una exclusiva pegado muy a su pesar y también un empresario a ratos perdidos. Hombre anuncio, ha vuelto a los ruedos por “necesidad vital”

Francisco Rivera Ordóñez, durante la entrevista.
Francisco Rivera Ordóñez, durante la entrevista.SAMUEL SÁNCHEZ

En el árbol genealógico de Francisco Rivera Ordóñez hay diez toreros, así que por edad (41), ahora le corresponde tomar el relevo de tan impresionante dinastía y representar el papel de cabeza de cartel. De hecho, ha regresado a los ruedos este año. Sin embargo, los avatares de su vida familiar le han convertido en permanente objetivo de la prensa: es un hombre a una exclusiva pegado. Al público en general le cuesta distinguir si es un torero famoso o un famoso que además es torero. Algún beneficio tiene esta contradicción, porque de paso se ha convertido en hombre anuncio, ahora para la firma de relojes Seiko. Por el camino, también es empresario. La entrevista se realiza de pie en la barra del bar de un restaurante por razones que no vienen al caso: no se aprecia incomodidad en el entrevistado, detalle que evidencia que es un torero muy toreado en estas lides.

Pregunta. Se retira en 2012 y regresa en 2015. Conclusión: en tres años, arruinado.

Respuesta. En mi caso, a Dios gracias, vuelvo porque lo echaba mucho de menos. Era una necesidad mía vital. No estoy completo si no cumplo mi ciclo en la plaza. Necesito hacer la vida de torero que es lo que a mí me gusta, y ahí consigo la felicidad plena.

P. ¿Realmente cree que puede aportar algo al toreo?

R. No. Lo que vengo es a realizar mis sueños, los que he tenido tantas noches. Creo que todavía puedo luchar por realizar esa faena que he soñado tantas veces y conseguir vivir otra vez esas emociones que solo se viven en el toro.

P. A los 41 años, ni es un torero joven que aporte frescura ni tan viejo como para que se le reconozca sabiduría.

R. Son 20 años. La experiencia no solo la dan los años sino los toros que toreas. He toreado más de 1.000 corridas. Esa experiencia tiene que servir para algo ¿no?.

P. ¿Plazo para la retirada?

Francisco Rivera y su esposa Lourdes Montes.
Francisco Rivera y su esposa Lourdes Montes.EUROPA PRESS

R. Me he planteado torear este año para celebrar mis 20 años de alternativa.

P. ¿Hace planes?. ¿Se sitúa con 50 años?

R. No hago planes de una semana para otra, así que... Lo que sí me veo es en el campo tranquilito.

P. Se calificó como emprendedor. Descríbalo mejor: ¿inversor o empresario?

R. Soy más empresario que inversor. En lo que me meto me gusta meterme de lleno y ser partícipe de la creación, como inversor puro y duro me he visto en alguna, pero no me llena.

P. ¿Y alguna empresa ha tenido éxito?

R. El último proyecto que hemos culminado es la Lonja del Barrranco de Sevilla.

P. ¿Ha creado empleo?

R. Mucho empleo.

P. ¿Cuánto es mucho empleo?

R. Directos son 80 puestos de trabajo. Y los indirectos, pues se me va.

P. Si de verdad es empresario, tendrá una opinión sobre la crisis.

R. La crisis es una realidad. Tiene que servir para afianzar las empresas o para redirigirlas. Cuando todo va bien, se abusa. Hoy en día hay que usar la imaginación.

P. Ya, pero los sueldos son más bajos.

R. Pues hay que trabajar más.

P. Su vida privada es un hecho inevitable, pero al mismo tiempo le da fama y le permite ser un hombre anuncio. Entiendo que esté harto, pero le reporta beneficios.

R. Quiero pensar que por lo que soy famoso es porque soy torero no por mi vida privada. Cuando eres un personaje público estás expuesto y tu vida privada puede interesar, pero lo que soy es torero. He empezado una profesión y la lucho cada día.

P. ¿Controla su imagen?

R. Todos estamos preocupados por nuestra imagen desde que salimos de casa y nos ponemos una camisa que vaya acorde con tu personalidad. Mi imagen no siempre la puedo controlar, una vez que entras en ese circuito rosa pues ya la dejas de controlar y parece que vale todo, la manipulan, juegan con ella, es complicado.

Los hermanos Rivera durante la feria taurina de Villanueva del Arzobispo.
Los hermanos Rivera durante la feria taurina de Villanueva del Arzobispo.GTRES

P. Me sorprendió saber que la noche anterior a su boda con la hija de la duquesa de Alba, su madre (Carmen Ordóñez) le recomendó que se escapara y huyera, que ella se encargaría de dar la cara por usted.

R. Es el sexto sentido de las madres, eso solo lo tienen las madres. Y así fue.

P. ¿Y no se lo reprochó después?

R. Mi madre para nada era rencorosa en ningún sentido. Al revés, fui yo quien dijo:  'qué razón tenias. Nunca jamás'.

P. También sorprende que no pueda llevar a las corridas ningún recuerdo de su padre, ni un triste capote. (Isabel Pantoja no repartió algunas de esas pertenencias).

R. Tengo algunos, pero muy poquitos. Echo de menos tener cosas de mi padre. De hecho lo sigo echando de menos.

Acostumbrado a controlar sus respuestas (y sus emociones), de tan entrevistado como está, ese, "de hecho lo sigo echando de menos”, por fin le delata.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS