Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Maná, Cher y Rob Schneider tampoco les gusta Donald Trump

Los artistas utilizan las redes sociales y los micrófonos para atacar los comentarios racistas del aspirante a la presidencia de EE UU

Donald Trump, durante el lanzamiento de su candidatura.
Donald Trump, durante el lanzamiento de su candidatura. AP

A Donald Trump le llueve sobre mojado. Sus comentarios poco afortunados sobre la inmigración en Estados Unidos, y específicamente sobre los migrantes mexicanos, no han hecho más que restarle popularidad a su ya conocida mala fama. El magnate lanzó esta semana su campaña para ser candidato republicano a la presidencia de EE UU, y lo hizo con el pie izquierdo. Primero enfadó al cantante Neil Young, por haber usado el tema Rockin’ in the Free World sin su permiso. “Neil Young, ciudadano canadiense, apoya a Bernie Sanders para ser presidente de los Estados Unidos”, rezaba un comunicado de prensa emitido por el representante del músico. Quien además se encargó de dejar claro que el millonario no tenía permiso para usar la canción y que Young no quería que la volviera a utilizar.

Ese mismo día, y después de haber subido al podio con la canción de Young de fondo, lanzó su polémico mensaje. “México envía a gente que tiene un montón de problemas. Nos traen drogas, nos traen el crimen, son violadores”, sentenció. Y por si no le bastara tremenda declaración, añadió: “Voy a construir un gran muro en la frontera sur y haré que México lo pague”.

La banda mexicana Maná.
La banda mexicana Maná. INSTAGRAM

Sus palabras resonaron con eco en toda Latinoamérica, aunque especialmente en México. Si ya era considerado un personaje poco querido después de haber tuiteado: “Los Oscar fueron una gran noche para México, ¿y por qué no? Están estafando a Estados Unidos más que cualquier otra nación”, comentario que hizo en referencia al éxito alcanzado por el cineasta Alejandro González Iñárritu en la gala. De nuevo las respuestas a los comentarios xenófobos de Trump no se han hecho esperar. Los primeros fueron los integrantes de la banda de rock mexicano Maná. Mientras recogían un disco de platino en Los Ángeles por su álbum Cama Incendiada, Fher Olvera, líder del grupo dijo: "Hay un personaje llamado Donald Trump que hizo unas declaraciones muy violentas con mucho odio contra los mexicanos y latinoamericanos y los llamó violadores, delincuentes, narcotraficantes, que eran una basura". "A mí me da mucha tristeza porque los mexicanos han venido a ayudar a construir este país, es una tristeza que haya alguien así, con tanto odio en su corazón y que tenga un micrófono para decir esas cosas", añadió el cantante.

"Yo, desde que me acuerdo, nunca he escuchado un discurso tan violento y tan lleno de odio, eso solo desde los tiempos de las películas de los alemanes y los nazis, es una xenofobia desmesurada", agregó el cantante. Mientras que Alex González, percusionista de la banda, lanzó: “Él presume que es un hombre rico, pues que le baje dos rayitas, porque el hombre más rico del mundo es [el mexicano] Carlos Slim”, concluyó.

No solo los músicos latinoamericanos han condenado sus palabras. Artistas como Cher o Rob Schneider han criticado a Trump en las redes sociales. “¿Por qué los republicanos permiten que Donald Trump se postule a presidente? ¿Cuáles son sus credenciales?”, cuestionó en su Twitter la intérprete de Believe, para luego hacer añadir: “El ego de Donald Trump está muy inflado, bien podría ser el próximo Hindenburg! En el diccionario al lado de ‘imbécil desagradable’ está la foto de ‘DONALD”, escribió. En un tono más irónico, la diva aseguró que si Trump llegará a ganar la presidencia ella se mudaría a Jupiter. Esta no es la primera vez que la intérprete se lanza contra el magnate. En 2012, utilizó la red social del pajarito para asegurar que no volvería a los almacenes de Macy’s hasta que retiraran los productos del empresario. “¡No sabía que vendían su línea!”, expresó entonces molesta la cantante. “Parece que no les importa vender productos de un cretino racista que es tan falso como el peluquín que lleva y miente como un bellaco solo para ser noticia”.

La misma red social es la que ha utilizado el cómico Rob Schneider para atacar los comentarios de Trump. “Estimado Donald Trump, mi hija es mitad mexicana. Parece que su único ‘problema’ es que habla dos idiomas y todavía no tiene tres”, escribió.

Más información