Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura Bozzo: “Dios me dio un don para enganchar con el pueblo”

Personaje controvertido y criticado, es la presentadora del ‘talk show’ más visto de México

Laura Bozzo en su camerino en Televisa. Ampliar foto
Laura Bozzo en su camerino en Televisa.

Todos los días el 30% de los mexicanos sintoniza el mismo programa de televisión. A las tres de la tarde unos 24 millones de personas ven durante una hora y 15 minutos el talk show de Laura Bozzo. Su presentadora, la señorita Laura, engloba a un personaje controvertido y criticado. Se puede hablar de esta doctora en Derecho por su defensa televisiva de Fujimori, el expresidente de Perú preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción. Pero también por su programa, calificado por el crítico Álvaro Cueva de “nocivo”.

Acostumbrada a todo tipo de juicios en su contra, Laura tiene una respuesta clara: “No hay institución más democrática que la tele, puedes cambiar de canal cuando quieras. La gente me quiere”. Con más de 800 programas emitidos, es la función estelar y de las más mimadas de Televisa. Nadie más ha conseguido tal audiencia. Bozzo atribuye este éxito a su capacidad para conectar con la gente. “Dios me dio un don para enganchar con el pueblo, mi fuerza está en los niveles más populares, si fuera por los de arriba ya me habrían cortado la cabeza”.

Venezuela, Ecuador y Bolivia van de izquierdas pero comen caviar

Para el crítico de televisión Álvaro Cueva, sin embargo, el triunfo del programa se debe a la combinación melodramática perfecta en una cultura como la mexicana. “Tienes a la víctima que sufre, al malo malísimo que provoca ese dolor y al hada madrina [Laura] que resuelve el problema. Todo esto es igual que en las telenovelas, pero además los protagonistas son personas comunes en situaciones ‘reales’. No importa la credibilidad sino el flujo emocional. Tiene éxito en un país como México con un bajo nivel educativo, católico y acostumbrado a la culpa”, analiza. El público aplaude, Laura alza la voz: “Que pase el desgraciado”. Entra al escenario un hombre que supuestamente golpeó a su hija hasta dejarla en una silla de ruedas. La niña permanece ahí, llorando. El espectáculo acaba de comenzar. Y al malvado padre le espera una cantidad de críticas e insultos. La señorita Laura parece la jueza divina.

Laura Bozzo. ampliar foto
Laura Bozzo.

Bozzo admite que en su programa se “condimenta” y se les paga a los participantes con alguna ayuda social, pero promete que ningún caso se inventa. No obstante, la sección de la que dice sentirse más orgullosa es la que ella define como “iniciativas benéficas y casos periodísticos”. Ejemplo de estos son su campaña para operar a personas con cataratas o la propuesta de ley que quiere presentar a partir de la tragedia de Christopher, el niño chihuahuense que fue asesinado a manos de otros menores porque jugaban al secuestrador. Bozzo pide que se pueda encerrar a chicos de 12 años en un centro especial de rehabilitación.

Este papel de presentadora-abogada-periodista le ha acarreado problemas. El PRD (partido de izquierdas) pide que se supervise el programa, y el mandatario de Ecuador, Rafael Correa, lo prohibió. “Que importante soy que hasta un presidente habla de mí. Venezuela, Ecuador, Bolivia son pseudoizquierdas. A mí me dan ganas de vomitar. Van de izquierdas pero comen caviar. Me tienen terror porque yo sí llego al pueblo”, afirma Laura como si fuera intocable. “En mi programa sale todo tipo de gente: feos, pobres...Soy la voz de los que no tienen voz”, concluye.

Si fuera por los de arriba ya me habrían cortado la cabeza 

Dueña de un pasado difícil, esta peruana de 60 años llegó a México en 2009 después de cumplir arresto domiciliario durante tres años en su país de origen por sus vínculos con Alberto Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos. “Perú me mató y México me devolvió la vida”, asegura. Pese a los cargos que caen sobre el expresidente, Bozzo continúa defendiéndolo: “A mí me parece una aberración que esté preso. Ese señor cambió la historia de Perú, tuvo los huevos para frenar la violencia de Sendero Luminoso. Para mí es un héroe. Lo pueden juzgar por corrupción, pero no por su lucha contra el terrorismo”.

Quienes trabajan o han trabajado con ella la consideran una mujer dura y exigente. “Es una leona, si te distraes te come, pero aprendes mucho, después de trabajar con ella puedes hacerlo con quien sea”, cuenta Luis Segura, productor ejecutivo del programa durante siete meses. “El formato del show es de ella, se lo conoce perfectamente, su personaje es rudo y a veces puede parecer grosero, pero es lo que pide la gente”, añade.

El camerino de Bozzo está decorado, sobre todo, con imágenes de la Virgen de Guadalupe. Sus asistentes no se pueden distraer, en cualquier momento Laura dirá el nombre de alguno en voz alta y tendrán que correr. Sin tapujo alguno comenta que pidió a Televisa un ático en Acapulco al firmar su primer contrato, para explicar que a las estrellas se les paga una millonada en dicha empresa. Habla con aparente sinceridad, a diferencia de un político, ella responde con frases controvertidas lo que da la sensación de transparencia. Tal vez su vida también es parte de un gran show.