Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Richard Gere predica la sabiduría del perdón

El actor se suma a la gira de 12 días que el Dalai Lama ha iniciado en Australia

Richard Gere y el Dalai Lama.
Richard Gere y el Dalai Lama. cordon press

El Dalai Lama se ha llevado un compañero de excepción durante la visita de 12 días que empezó este jueves en Australia. A su lado, estará uno de los budistas más famosos del mundo: el actor de Hollywood Richard Gere. A su llegada al aeropuerto internacional de Sídney para iniciar una gira donde predicarán sobre la sabiduría del perdón y la compasión, unas 300 personas recibieron con entusiasmo al galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1989.

Aunque no llegaron juntos, el actor y el gurú budista transmitieron mensajes parecidos a las decenas de personas que les esperaban a su llegada. “Somos todos lo mismo, emocionalmente, mentalmente, físicamente, exceptuando cosas que nos hacen diferentes, pero que nos convierten en el mismo ser humano,” dijo Dalai Lama, que adelantó que planea llevar a cabo "charlas sobre la sabiduría, el perdón y la compasión" en las Montañas Azules, en Perth y Brisbane. El Dalai Lama, quien el mes que viene cumple 80 años, también tuvo palabras críticas hacia el panorama actual: “A pesar de estos intentos de promover la paz y la unidad a través de una nación, los líderes espirituales tibetanos llevan diez años suscitando protestas.”

Richard Gere, en una oración budista.
Richard Gere, en una oración budista. REUTERS

El actor Richard Gere es un ferviente seguidor del Dalai Lama, y siempre que puede acude a sus conferencias, ya sea en Nueva York, Barcelona o ahora en Australia. "Merece la pena ir hasta tan lejos", aseguró a su llegada a Sídney. Y una vez más ha querido expresar su admiración hacia él: “Vi a Dalai Lama, y él es ese hombre extraordinario, ese profesor increíble, ese padre extraodinario, ese amigo extraordinario, todo eso”. El intérprete de películas míticas de la historia reciente del cine como Oficial y caballero (1982) o Pretty Women (1990), se mostró convencido que el budismo puede ayudar a cambiar el mundo. “Realmente significa que hay una forma de que esto funcione, de utilizar este sistema. Una forma religiosa, psicológica, que puede transformarlo todo”.

El actor Richard Gere y el Dalai Lama en una foto de 1993 durante su encuentro en Londres ampliar foto
El actor Richard Gere y el Dalai Lama en una foto de 1993 durante su encuentro en Londres Reuters

Sin embargo, tanto el Dalai Lama como Gere se enfrentan a un enemigo más peligroso; la opinión pública: Y no todos en Australia han visto con buenos ojos su visita. Unas cien personas, según una información de Sky News, se congregaron en su primer acto en las Montañas Azules -donde impartirá lecciones durante cinco días- para protestar por la situación de la comunidad Shugden, una secta minoritaria del budismo tibetano. “La comunidad está completamente segregada, la gente que elige mantener la fe queda aislada,” denuncia el portavoz de la comunidad Shugden, Nicholas Pitts. "No puede presentarse ante el mundo como un héroe de la paz y la armonía y por la parte de atrás ejercer la discriminación", denuncia Pitts, quien asegura que los shugden han sido discriminados en las comunidades exiliadas del Tíbet y llama a su majestad al diálogo.

Una protestas a las que el Dalai Lama ya se enfrentó en su viaja a Suiza el pasado febrero. "Sí, hay gente ahí fuera gritándome [se congregaron en su hotel]. Están ejerciendo su libertad de expresión", dijo entonces.