Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Universidad, cultura, saber

Permítanme empezar reconociendo la enorme utilidad de espacios como éste para el ciudadano lector que, con mayor o menor frecuencia, sufre irrefrenables y justificados cabreos. El mío de hoy me es recurrente y no me cansaré de repetirlo: es intolerable tener las aulas universitarias llenas de estudiantes que no saben escribir. Alguien debió enseñarnos alguna vez que escribir bien no significa esbozar las letras con más o menos gusto estético, ni enlazar palabras unas detrás de otras.

No puede ser que una facultad de Filosofía y Letras dé a luz egresados incapaces de elaborar un texto mínimamente legible. Pero es el pan de cada día en las aulas. Llega un punto en que las más elementales reglas de sintaxis se demuestran estériles, resultando para muchos imposible hacer concordar sujeto y predicado, utilizar nexos variados y coherentes, evitar redundancias y jugar con los sinónimos.

No puede ser un imposible y menos en la Universidad; de qué sirven pruebas de acceso o exámenes redactados si el docente tolera estos crímenes escritos. Hagámonoslo mirar o consentiremos que Universidad, cultura y saber dejen de ser sinónimos.— Sergi Esteve Rico.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.