Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nicky Hilton y James Rothschild

Hilton y Rothschild, dos fortunas míticas camino del altar

Nicky Hilton y James Rothschild contraerán matrimonio el próximo 10 de julio

Nicky Hilton y James Rothschild
James Rothschild y Nicky Hilton. cordon press

En otro siglos la nobleza apañaba bodas entre sus vástagos para hacer crecer sus territorios y su poder pero en el siglo XXI, tanto entre los nobles como entre los empresarios multimillonarios manda el amor. Quizás porque frecuentan los mismos clubes, los mismos restaurantes o las mismas islas paradisíacas acaban encontrándose entre ellos y ya se encargan sus abogados de sellar contratos prenupciales para asegurarse de que si dos grandes fortunas se funden en un ‘sí quiero’ una no despellejará a la otra ante un eventual divorcio. Obviamente de eso se intenta no hablar estos días entre los Rothschild y los Hilton, al menos de cara al público. Pero sin duda será uno de los temas de conversación familiar ante la boda que el próximo 10 de julio unirá a Nicky Hilton, una de las futuras herederas del imperio hotelero Hilton y a James Rothschild, un empresario que desciende de la familia de banqueros más poderosa de Europa, considerada la más rica del mundo en el siglo XIX y que hoy aún figura entre las veinte mayores fortunas del planeta.

Ambos se conocieron en 2011 en otra celebración de la alta sociedad: la boda que Petra Ecclestone y James Stunt celebraron en el Lago de Como. Y allí fue adonde, en un ataque de romanticismo, Rothschild se llevó a Hilton el pasado agosto para declararle su amor en un barco en medio del lago y entregarle un anillo de diamantes con el que sellaron su compromiso de casarse este año. Desde que anunciaron sus intenciones todos los ojos miran con lupa hacia un enlace con un peso económico de muchas toneladas.

El imperio hotelero Hilton lo fundó Conrad Hilton en Texas en 1919 con un modesto establecimiento de cuarenta habitaciones. Un siglo más tarde es una marca con más de 4000 hoteles que dan a trabajo a 300.000 personas y con un valor de mercado de unos 5000 millones de dólares. Claro que la fortuna amasada por el bisabuelo de Nicky Hilton no acabará ni en sus manos ni en las de su hermana más célebre, Paris Hilton, puesto que el abuelo del clan, William Barron Hilton, anunció hace unos años que le daba tanta vergüenza lo que Paris Hilton le había hecho al nombre de la familia que solo el 3% de su fortuna se repartirá entre sus múltiples descendientes. El grueso de ella se destinará a la fundación Conrad N Hilton. Aún así tanto Paris como Nicky y el resto de herederos pueden aspirar a un buen pellizco que rondaría fácilmente los cincuenta millones de dólares para cada uno.

✌️ Coachella 2015..till next time. 📷: @toastycakes

Una foto publicada por Nicky Hilton (@nickyhilton) el

¿Qué horrorizó tanto al abuelo Hilton para tomar semejante decisión? Seguramente el vídeo porno casero con el que Paris, hermana mayor de Nicky, se dio a conocer y de ahí en adelante todas sus apariciones en los periódicos para dar fe de su presencia en fiestas, juergas, reality shows, malas películas, o moda. Últimamente dice que es dj. No obstante, París Hilton también ha sido capaz de capitalizar su apellido y sus andanzas y hoy es propietaria de 44 tiendas que llevan su nombre en las que vende de todo, incluido un exitoso perfume.

Nicky, de 31 años, ha seguido casi todos los pasos de su hermana, aunque sin necesidad de llegar a lo del vídeo porno. Comenzó su ‘carrera’ como celebridad casándose a los 21 años con su amigo de la infancia Todd Andrew Meister, un matrimonio que apenas duró tres meses. Después se hizo diseñadora de modas, luego saltó brevemente a las pasarelas, hizo alguna incursión en varios realities y recientemente ha publicado el libro de recetas de moda’365 Style. Vive en Los Ángeles aunque su futuro marido es londinense y aún no está claro donde establecerán su residencia, aunque la boda se celebrará en los alrededores de Londres.

Come join me at my book signing today in New Jersey @SouthMoonUnder! 💋

Una foto publicada por Nicky Hilton (@nickyhilton) el

Respecto a él, se sabe mucho menos puesto que no se ha dedicado a la vida pública como su prometida sino a continuar con los negocios de su familia, banqueros cuya fortuna comenzó a forjarse en Alemania en 1760 y después se extendió por Europa a través de los cinco hijos del primer patriarca, Mayer Amschel Rothschild. James pertenece a la rama inglesa de la familia, trabaja en el sector financiero como analista de inversiones en Monument Capital Group, tiene 30 años y se calcula que su fortuna personal podría rondar los 500 millones de dólares. Su apellido siempre ha estado relacionado con las teorías de la conspiracióhitn y su familia aparece a menudo en Internet en páginas oscuras sobre familias que dominan el mundo mediante pactos secretos entre poderosos y cosas así. Su padre, Amschel Rothschild, se suicidó en 1996 poco antes de sellar una fusión financiera multimillonaria, lo que hizo que aquellas teorías tomaran aún más fuerza.