Tentaciones
Lo que hay que ver

De 'punks' y violencia neonazi: así es el otro Cannes

La película Green Room ha dejado boquiabierto a un público acostumbrado a verlo todo. No es la primera vez que le ocurre a su director, Jeremy Saulnier

Jeremy Saulnier acaba de dejar sin respiración a los espectadores de la Quincena de realizadores de Cannes y no es la primera vez que lo hace. Con Green Room, ha logrado que un buen grupo de gente bregada en ver toda clase de propuestas gritara como adolescentes en un autocine. La película que ha traído una experiencia cinematográfica real al imperio del postureo fílmico muestra a una banda de punk sin mucha suerte, a la que sale un bolo en medio de la nada. Su público resulta ser un puñado de neonazis y sus perros rabiosos y, cuando los músicos se convierten en testigos inconvenientes de un hecho inesperado, la cosa se pone fea. Pero que muy muy fea. Es como una de zombies, pero con cabezas rapadas y una inteligente aproximación a la violencia en el cine.

"Crecí en Virginia en los 90, en la era anterior a la matanza de Columbine. Mis amigos y yo grabábamos peliculas gore en VHS, jugábamos en la calle a matarnos los unos a los otros con armas de juguete y a nadie parecía importarle. Luego alguien cruzó una línea y todo cambió. Los medios de comunicación y el cine se volvieron muy cautelosos. También tenía una banda punk. En realidad yo solo gritaba en el micro y mis amigos tocaban. Pero al menos con esta película he recuperado todos mis mitos de la juventud y a la gente le ha gustado. Es como un sueño", nos cuenta la mañana después de su ovacionada presentación en Cannes.

En 2007 Saulnier había debutado tras la cámara con Murder Party, una cinta de terror irónico que, al igual que Scream (1996), homenajea a John Carpenter. Solo que esta vez las víctimas son un puñado de hipsters de Williamsburg. El cineasta, que vive y rueda en el barrio desde mucho antes de que se pusiera y pasara de moda, recibió buenas críticas por su primer trabajo, pero no el empujón definitivo en su carrera. Cuando en 2013 al estadounidense le hicieron poco menos que la ola en Cannes no se lo podía creer.

Macon Blair es su actor fetiche, además de amigo de la infancia. Cuenta con una fisionomía que lo sitúa más cerca del estilo de actores de Steve Buscemi o William H. Macy que de la categoría de Brad Pitt y Michael Fassbender. Es sin duda una competencia que en definitiva resulta tanto o más dura que la de los guapos de Hollywood. Cineasta y actor habían perdido la esperanza de dar el gran salto en la industria cuando rodaron en 2013 el tenso thriller Blue Ruin, la historia que les rondaba por la cabeza desde hacía 20 años. Fue más un brindis al sol que una última intentona, aunque para hacerlo realidad el director recurrió a sus ahorros y los de su esposa y a Kickstarter. Tenía que lograr el último pellizco para alcanzar el presupuesto necesario. "En realidad no fue muy difícil financiar la película. Simplemente sacamos la chequera y lar tarjetas de crédito y tiramos adelante. Aunque, evidentemente, no es así como funciona". Los fondos eran tan reducidos que Saulnier tuvo que hacer de su propio director de fotografía.

Cuenta que un día, mientras se dirigía a rodar uno de los vídeos corporativos por encargo con los que pagaba la hipoteca y las múltiples deudas que arrastraba, se enteró que el Festival de Cine de Cannes iba a proyectar Blue Ruin en una de sus secciones paralelas, atraídos por la originalidad en la mirada de Salunier y la humanidad que desprendía Blair, un vecino de al lado convertido en héroe del cine de acción.

La historia que había rechazado el Festival de Sundance triunfaba de improviso en Francia y a partir de ese momento todo fueron alabanzas para su trabajo, incluso el certamen estadounidense recitificó incluyéndola en su edición londinense un año después. Hasta el todopoderoso Harvey Weinstein, cuyas buenas (o malas) artes dieron el Oscar a Penélope Cruz, decidió encargarse de distribuir la película en Estados Unidos. Eso hizo que financiar Green Room fuera más sencillo y que el reparto lo formaran valores en alza de Hollywood como Anton Yelchin, Imogen Poots y Alia Shawkat, además del mítico Charles Xavier de X-Men, Patrick Stewart.

Ahora que regresa a la Croisette con su nuevo trabajo, los asistentes al certamen han estado atentos a lo que el estadounidense tenía que ofrecer. Y no se han decepcionado, contagiados por el entusiasmo genuino que hay en su forma de hacer cine. "He esperado toda mi carrera a que alguien influyente pusiera el sello de aprobación a lo que hago para que las puertas se abrieran. Por vez primera tengo varias ofertas en la mesa y puedo decidir el siguiente paso a tomar", celebra Saulnier.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS