Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Lo que hay que ver

Tom Hardy: el actor más loco

El nuevo Mad Max mantiene a Hollywood (y al periodista) en tensión al ser un huracán de intensidad impredecible

Tom Hardy como el Mad Max que interpretó Mel Gibson hace tres décadas.

Tom Hardy llega una hora y media tarde. “Está rodando en las Montañas Rocosas”, disculpa la publicista. Rueda The Revenant, con su amigo DiCaprio y con Alejandro González Iñárritu, cuyo nombre no es capaz de recordar. Nos han traído a Calgary, Canad, para hablar de Mad Max: furia en la carretera, el regreso de la trilogía de George Miller que puso en el mapa a Mel Gibson y que rodó durante seis meses en Namibia masticando arena. Es el primer blockbuster que Hardy lleva sobre sus hombros y le podría convertir en esa estrella que no quiere ser.

Llega con su doble, Jacob Tomuri, y un perro que olfatea a los periodistas y ladra a las publicistas. Claramente, bien entrenado. Hardy maldice, dice lo primero que se le pasa por la cabeza. Una verborrea que solo interrumpe por caladas a su cigarrillo electrónico y risas con el doble. Es todo naturalidad. “Hay cierto dolor y pena y, definitivamente, un peligro en él que yo quería”, justifica George Miller sobre su nuevo Mad Max.

El actor construyó ese físico duro para ocultar las heridas de un pasado de niño de clase media, hijo de padre escritor y madre artista, rebelado contra sí mismo hasta acabar expulsado del colegio, arrestado y casi quemado por las drogas en 2003 entró en rehabilitación, tras despertar cubierto en sangre y vómito. Añade Miller: “Es vivo, impredecible y divertido. Me recordó mucho a trabajar con animales, esa cosa maravillosa de no saber qué hará a continuación". A Charlize Theron, su compañera en Mad Max, en cambio sí le asustó esa intensidad y esa impredecibilidad que mantiene al periodista (y a Hollywood) también en tensión.

Cuando conseguiste el papel en 2011, ¿tuviste dudas de meterte en los zapatos de Mel Gibson?

Nunca, hay algo que hace a Max, entre todos los superhéroes, el mejor de todos. Es real. Sufre. Toda mi carrera ha pasado después de que George me ofreciera el papel para el que vio a todo Hollywood. Me senté con él, hablamos y después preguntó por ahí a ver si yo era problemático [risas].

¿Qué impacto tuvo en ti Mad Max de niño?

Mel le dijo a mis agentes que habían encontrado a alguien más loco que él. Lo tomé como un cumplido"

Straight outta Compton, el disco de NWA, salió cuando tenía 12 años y nací cuando rodaban Mad Max. NWA tuvo un gran efecto en mí por cómo cambió la música y predijo los disturbios de Los Ángeles. Me abrió la mente, algo que no hizo Mad Max, porque era el legado de la generación de mis tíos. Ver imágenes de Mad Max a los ocho años da miedo, es raro, como lo era escuchar por primera vez a Jimi Hendrix. Era demasiado para procesar tan joven [risas]. Ahora lo entiendo. Es increíble cómo esta locura ha podido salir del mismo cerebro que hizo Babe, el cerdito valiente. Miller está loco. Es Hannibal Lecter.

¿Conociste a Mel Gibson?

Oh, sí, sí, comimos en Los Ángeles cuatro o cinco meses antes del rodaje, como para que me pasara el bastón de mando. Me parecía lo correcto. Mel es Max. Luego él le dijo a mis agentes que se alegraba de que yo fuera a interpretar a Max y que probablemente habían encontrado a alguien más loco que él [risas]. Lo tomé como un cumplido.

¿Crees que este papel determinará tu carrera como le pasó a él?

No me gusta usar esas palabras. Cambiará mi vida, sin duda, pero es irrelevante. Lo importante es esta película jodidamente increíble. Yo solo soy una pequeña pieza más en la gran cadena de montaje de Miller, en su Estrella de la Muerte.

¿Qué te gusta de trabajar en estas grandes películas?

Su ambición. Y ser solo una pequeña parte para entender cómo funciona. Me han permitido ver lo que hay detrás de la cortina, trabajar desde ahí y eso es mi vida. Es donde me gusta estar.

Sin embargo, no eres un gran cinéfilo.

Es increíble cómo esta locura ha podido salir del mismo cerebro que hizo 'Babe, el cerdito valiente'. Miller está loco. Es Hannibal Lecter"

No tengo tiempo. De pequeño tampoco veía mucho, pero eso no significa que no me guste. Me encanta. Es mi vida. Algún día me sentaré y me veré todo El padrino. Pero sé que si un día interpreto a Al Capone y he visto El padrino, lo robaré todo. Porque soy un loco, y robo todo. Por eso veo poco. Y hay tantas cosas que hacer en esta vida. Si veo una peli tras un rodaje, me perdería tantas cosas. Por eso elijo hacer otras cosas, como comer hamburguesas [risas].

¿Aún está en pie Rocketman, la película sobre Elton John?

Espero. Quiero hacerla.

Has llegado aquí con tipos duros, de Bane en Batman a Bronson, esto será muy diferente…

Oh, no, Elton John es un tipo duro [risas]. La película será un cruce entre Bronson, Priscilla, la reina del desierto y Amadeus. Es un musical extravagante, nada de comedia ligera.

¿También necesitarás un doble?

Solo uno de culo con medias de rejilla y zapatos de tacón [risas].

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.