Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa, el nombre de mi sueño

Este relato ilustrado forma parte de un proyecto de libro en busca de editor. Esta es la historia del derecho a un futuro mejor. Por el que miles de africanos se juegan y pierden la vida en su periplo hacia 'el Dorado'

  •  Esta es la historia del derecho a un futuro mejor. Por ese derecho tan elemental miles de africanos se juegan y pierden la vida en su periplo hacia Europa. Nuestro protagonista, Suleyman, emprende un viaje valeroso, sorteando infinitas fronteras que dividen a los seres humanos. Su crónica es tan solo el último eslabón de un drama plagado de consecuencias encadenadas.   Este relato ilustrado forma parte de un proyecto de libro en busca de editor. El autor quiere agradecer a Andoni Sarriegi, Fernando Marin y Carlos Undergroove, su colaboración en el proceso de creación.
    1Europa, el nombre de mi sueño 

    Esta es la historia del derecho a un futuro mejor. Por ese derecho tan elemental miles de africanos se juegan y pierden la vida en su periplo hacia Europa. Nuestro protagonista, Suleyman, emprende un viaje valeroso, sorteando infinitas fronteras que dividen a los seres humanos. Su crónica es tan solo el último eslabón de un drama plagado de consecuencias encadenadas.

    Este relato ilustrado forma parte de un proyecto de libro en busca de editor. El autor quiere agradecer a Andoni Sarriegi, Fernando Marin y Carlos Undergroove, su colaboración en el proceso de creación.

  • Me han dado un pedazo de tierra dolorida, llena de cicatrices, de heridas que no cierran. Que teme despertar una mañana vacía de hombres, niños y mujeres. Teme que la historia la abandone en un rincón de los museos. Y con miles de muertos que se preguntan el por qué de esta guerra. ¿Por qué nos llaman pobres si rica es nuestra tierra?
    2El dolor Me han dado un pedazo de tierra dolorida, llena de cicatrices, de heridas que no cierran. Que teme despertar una mañana vacía de hombres, niños y mujeres. Teme que la historia la abandone en un rincón de los museos. Y con miles de muertos que se preguntan el por qué de esta guerra. ¿Por qué nos llaman pobres si rica es nuestra tierra?
  • Llena está mi tierra de traiciones. Señores, gobiernos y corruptelas se reparten los mares y montañas, los ríos y desiertos, y hasta las piedras se llevan… Y en un coro unánime dicen que ayudarnos quieren. Cada humillación se suma y crece, cada miseria se acumula. Estos son los dolores de mi continente, grandes son y no acaban.
    3El peso de la historia Llena está mi tierra de traiciones. Señores, gobiernos y corruptelas se reparten los mares y montañas, los ríos y desiertos, y hasta las piedras se llevan… Y en un coro unánime dicen que ayudarnos quieren. Cada humillación se suma y crece, cada miseria se acumula. Estos son los dolores de mi continente, grandes son y no acaban.
  • Han reducido el mundo a una pequeña prisión. Condenando a sus habitantes a una pena perpetua. Las rutas del miedo me conducen hasta quien, desde el cielo, detecta la ignorancia de mis pasos. Soy rastro de presa fácil. Como una maldición que no acaba, me han dado un camino hacia ninguna parte. Un periplo lleno de renuncias. Y mi fuga no admite intermitencias: escapo de un lugar para llegar a otro del que huir.
    4La fuga Han reducido el mundo a una pequeña prisión. Condenando a sus habitantes a una pena perpetua. Las rutas del miedo me conducen hasta quien, desde el cielo, detecta la ignorancia de mis pasos. Soy rastro de presa fácil. Como una maldición que no acaba, me han dado un camino hacia ninguna parte. Un periplo lleno de renuncias. Y mi fuga no admite intermitencias: escapo de un lugar para llegar a otro del que huir.
  •  Desde aquí pueden verse las cancelas,  echadas sobre el sueño de otra costa.  (¿Será cierto que sabe como el entusiasmo y la abundancia?)  Europa: el nombre de mi sueño.
    5El sueño 

    Desde aquí pueden verse las cancelas,

    echadas sobre el sueño de otra costa.

    (¿Será cierto que sabe como el entusiasmo y la abundancia?)

    Europa: el nombre de mi sueño.

  • En el cayuco viajamos inmóviles como exóticas esculturas. En la fosa marina, los remos chocan contra cuerpos escondidos, que descosen sus labios con los golpes. Es la advertencia de los náufragos, de los muertos que no desaparecen. La palabra “inmigrante”... ¡es noticia! Pero solo existimos si ya no existimos, ahora somos un número a golpe de titular de tragedia. Periódicos de papel mojado se hunden en el mar olvido.
    6El olvido En el cayuco viajamos inmóviles como exóticas esculturas. En la fosa marina, los remos chocan contra cuerpos escondidos, que descosen sus labios con los golpes. Es la advertencia de los náufragos, de los muertos que no desaparecen. La palabra “inmigrante”... ¡es noticia! Pero solo existimos si ya no existimos, ahora somos un número a golpe de titular de tragedia. Periódicos de papel mojado se hunden en el mar olvido.
  • Tras la travesía, mi reflejo que fue nítido: se desfigura. Oigo la voz de los náufragos: “¡Tuviste suerte! Huye hermano, sal a la carrera. Ya hay quien te observa y te señala, la orilla es alguien que te apunta. No hay tiempo para llorar por nosotros los desparecidos, los muertos sin nombres, los no identificados, los que jamás volveremos a dar noticias a nuestras familias. ¡Corre, esconde tu sombra en la noche!”
    7Sin tiempo Tras la travesía, mi reflejo que fue nítido: se desfigura. Oigo la voz de los náufragos: “¡Tuviste suerte! Huye hermano, sal a la carrera. Ya hay quien te observa y te señala, la orilla es alguien que te apunta. No hay tiempo para llorar por nosotros los desparecidos, los muertos sin nombres, los no identificados, los que jamás volveremos a dar noticias a nuestras familias. ¡Corre, esconde tu sombra en la noche!”
  • Han pronunciado a coro la sentencia infamante, la palabra “ilegal”, que el poder reserva al extranjero. El fallo estaba escrito: “Tu eres contra ley. Nuestros son tus derechos”. Para existir sujeto a sus permisos, han izado una montaña de papeles que no entiendo. ¡Sus despachos y leyes huelen a engaño!
    8La palabra Han pronunciado a coro la sentencia infamante, la palabra “ilegal”, que el poder reserva al extranjero. El fallo estaba escrito: “Tu eres contra ley. Nuestros son tus derechos”. Para existir sujeto a sus permisos, han izado una montaña de papeles que no entiendo. ¡Sus despachos y leyes huelen a engaño!
  • Cuando la confusión convierte lo posible en un túnel vacío y tortuoso, un laberinto que repite “nadie, nadie”… En este lugar que llaman progreso, busco la sombra de un árbol y no la encuentro.¡ Oh tierra, perdona. Cada día te ofendemos más! ¡Te ignoramos y destruimos más! Deambulo sobre ella: “Europa”. Y reviento el sueño: reunirse conmigo. Desde aquí ya no creo en el deseo que vigilan las fronteras.
    9Miseria Cuando la confusión convierte lo posible en un túnel vacío y tortuoso, un laberinto que repite “nadie, nadie”… En este lugar que llaman progreso, busco la sombra de un árbol y no la encuentro.¡ Oh tierra, perdona. Cada día te ofendemos más! ¡Te ignoramos y destruimos más! Deambulo sobre ella: “Europa”. Y reviento el sueño: reunirse conmigo. Desde aquí ya no creo en el deseo que vigilan las fronteras.
  • Ahora, definitivamente soy él, el “otro”, el que querían: excluido y disuelto en la añoranza. Culpable sin palabra. "Vino a robar", decían. Y he sido despojado de mí mismo, para ser nadie. Transformado en imagen, me han dado un papel con mi nombre y apellido: “flujo migratorio”. Y en la penumbra aguarda: mi identidad, traicionada.
    10Identidad Ahora, definitivamente soy él, el “otro”, el que querían: excluido y disuelto en la añoranza. Culpable sin palabra. "Vino a robar", decían. Y he sido despojado de mí mismo, para ser nadie. Transformado en imagen, me han dado un papel con mi nombre y apellido: “flujo migratorio”. Y en la penumbra aguarda: mi identidad, traicionada.
  •  Solo despierto al ver mi suerte repetida. Un ovillo de cuerpos golpeados: mercancía de huesos retenida para la inmediata deportación. Donde el silencio es orden si es “ilegal” quien muere. Expulsado del sueño, la travesía ha concluido. Ahora, la vigilia, una sombra que crece de espaldas a la luna.  FIN
    11El silencio 

    Solo despierto al ver mi suerte repetida. Un ovillo de cuerpos golpeados: mercancía de huesos retenida para la inmediata deportación. Donde el silencio es orden si es “ilegal” quien muere. Expulsado del sueño, la travesía ha concluido. Ahora, la vigilia, una sombra que crece de espaldas a la luna.

    FIN