Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nada de imitadores de Elvis en su capilla de Las Vegas

Priscilla Presley, la esposa del rey del 'rock and roll', se asegura de que la nueva iglesia con su nombre se aleje al máximo de los tópicos

Elvis y Priscilla Presley, el día de su boda en 1967.
Elvis y Priscilla Presley, el día de su boda en 1967. AP

Elvis sigue siendo el rey del rock and roll. Han pasado 38 años desde su muerte, pero el cantante de Memphis sigue teniendo una legión de admiradores y, por supuesto, de imitadores. El año pasado llegó al segundo puesto de la lista Forbes de las celebridades que más ganan después de muertos. Ha llegado a generar 43 millones de euros en un solo año. Pero su exmujer, Priscilla Presley, quiere frenar las cosas. Al menos en parte.

Ella misma se ha encargado de anunciar que su figura no va a aparecer en la Elvis Presley Graceland Wedding Chapel, una capilla para celebrar bodas que se va a inaugurar el próximo 23 de abril en el resort y casino Westgate de Las Vegas. Priscilla Ann Beaulieu Wagner, la única esposa que tuvo Presley –se casaron en Sin City en 1967, un matrimonio que duró poco más de seis años-, solo dejó una cosa clara antes de la apertura de la iglesia: nada de impostores. “No es una broma, las bodas en la capilla no son una broma”, ha dicho la actriz a la agencia Associated Press. Ella sabe que algunos preferirían que les casase o fuera su testigo alguien capaz de mover las caderas caracterizado con los clásicos trajes del cantante o con su inolvidable mono blanco de pantalones acampanados y sus largas patillas, “pero va a ser todo de primera clase”. Nada de terciopelo rojo ni nada ordinario. Nada de la parte más exagerada que siempre se ha asociado con Elvis. "Elvis tenía mucha dignidad. Mucha clase", ha dicho ahora su exesposa. "Era un hermoso espécimen de hombre".

Priscilla Presley, en la proclamación del 8 de enero como día oficial de Elvis. ampliar foto
Priscilla Presley, en la proclamación del 8 de enero como día oficial de Elvis.

La actriz y cantante, madre de la única hija de la estrella del rock and roll (Lisa Marie), ha estado involucrada en el diseño de la nueva capilla que llevará el nombre de Elvis situada en la llamada ciudad del pecado. El lugar formará parte de la primera exhibición permanente de objetos de Elvis fuera de la mansión de Graceland, su icónica casa en el Estado de Memphis (Estados Unidos). Una imagen de la residencia servirá como telón de fondo para la capilla, así las parejas se dirán el "sí quiero" simulando estar ante las escaleras de entrada de la casa, aunque en realidad se encuentren en la sala de un hotel en el que Elvis cantó cientos de veces entre 1969 y 1976, cuando era conocido como el Hotel International y luego como el Hilton de Las Vegas.

Elvis, frente a Graceland, su mansión en Menphis, en una imagen de los años sesenta. ampliar foto
Elvis, frente a Graceland, su mansión en Menphis, en una imagen de los años sesenta.

La capilla formará parte de la exposición Graceland Presents ELVIS: The Exhibition - The Show - The Experience, que durante seis semanas también contará con un espectáculo que recordará esas actuaciones del cantante. Priscilla se ha encargado de apuntar que dichas actuaciones correrán a cargo de un actor, y no de un imitador. “Él no trata de ser Elvis Presley”, ha dicho sobre el trabajo de Martin Fontaine, que pondrá voz a sus canciones acompañado de una banda con 24 músicos.

“Me voy a asegurar de que se hace bien”, ha sentenciado Priscilla Presley, quién también será una de las protagonistas de la inauguración, ya que asistirá al primer enlace que se celebre en la capilla, protagonizado por la pareja ganadora de un concurso realizado en el programa Today de la cadena NBC.

Más información