Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anochece en Saint-Malo

Anochece en Saint-Malo

Anochece en Saint-Malo, uno de los principales puertos de la Bretaña. La luz fría y azulada del ocaso imprime un aspecto glacial a los pueblos de esta península francesa donde la vida gira en torno al mar, a las mareas, a las historias de marinos y pescadores y a las tempestades que durante días barren este litoral atormentado. De repente, en una de esas viviendas -tan fría y mortecina como las demás- alguien enciende una luz cálida y un destello de hogar acogedor pinta el lienzo acerado, como un faro de vida en medio de la noche de piedras oscuras. En estos puertos bretones, que saben de tormentas y mareas gigantes, siempre aparece de forma milagrosa y en el último instante una luz cálida para guiar a los marinos hacia puerto seguro.

Comentarios

Alguien creo que dijo esta parida: "Cuando soy bueno, soy bueno, pero cuando soy malo, soy peor". No es tu caso, mi querido rapsoda; el tuyo es: "Cuando soy malo, soy malo, pero cuando soy bueno soy mejor".¡Sufre la bretaña, canalla!.
Existen pueblos nacidos en la obscuridad y en la lucha constante por vencer las adversidades de la naturaleza, pero sus gentes saben adaptarse y amar a su tierra, encontrando momentos de luz en la comunicación, y la intimidad de sus corazones, apreciando aquello que escapa a la vista de los visitantes.
Estuvimos en Saint Malo en el verano de 2011 y nos encanto. Llegamos un viernes y justo ese fin de semana se celebraban unas regatas con buques-escuela de todo el mundo. Arribar a la ciudad y disfrutar de la belleza de su puerto repleto de grandes veleros, sus calles y bares llenos de jóvenes grumetes y visitar el Juan Sebastián Elcano a la mañana siguiente fue toda una gozada. Te recomiendo que como buen cervecero que eres disfrutes al final del día de una buena pinta en el Cunningham Bar de la Plage de Bas Sablons. Nosotros lo hicimos y la puesta de sol que vimos fue impresionante. Disfruta de la ciudad corsaria. Ah! Si te encuentras con Les Corsaires Malouins en alguna esquina deléitate con sus bonitas canciones marineras ;)
Francia no tiene desperdicio, tiene lugares muy bonitos para disfrutar, lo que ocurre es que los franceses son muy suyos, pero por lo demás muy bien.