Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosas que ver en Jaipur

Cosas que ver en Jaipur

Jaipur es la ciudad más interesante del Triangulo Dorado de India, que incluye también Delhi y Agra. Y la que más atractivos tiene para un viajero. No solo por sus palacios y templos o por el color rosa que unifica las fachadas de sus edificios. También porque es una urbe llena de vida y energía, con un centro histórico por el que apetece deambular hasta perderse por sus numerosos bazares. Estos son los lugares que no deberías perderte si visitas Jaipur:

Palacio de los Vientos

Es el icono de Jaipur. Se trata de una de las fachadas del palacio real a la que el marajá Sawai Pratap Singh ordenó añadir en 1799 más de 900 ventanas para que sus reinas y concubinas pudieran asomarse a la calle y ver cómo era la vida real, más allá del serrallo de palacio.

Chaura Rasta / Badi Chopar

Son las dos calles principales de la ciudad vieja y las más concurridas y llenas de vida y de bazares. Se cruzan en la puerta Tripolia, acceso al palacio Real. Merece la pena deambular por ellas tanto de día como de noche, cuando los restaurantes de cocina mogol (carne a la brasa) se llenan de luces, de humos y de aromas.

Fuerte Amber

La construcción más emblemática de la ciudad. Solo la vista de sus murallas reflejadas en el lago al amanecer justifica la estancia en Jaipur. Por 900 rupias puedes subir hasta la puerta de acceso en elefante. Dentro se conserva toda la magnificencia que rodeaba a los marajá del Rajasthan.

Observatorio solar Jantar Mantar

Es uno de los más antiguos observatorios solares que existen en la India (data de 1728) y aún está en uso. Sirve tanto para conocer la hora y la estación del año como para predecir el futuro. Evitad ir a mediodía; cae un sol de justicia y no hay una sola sombra.

Govind Dev Ji Temple

El principal templo de Jaipur dedicado a Krishna, encarnación de Visnu que representa el amor, está en la ciudad vieja y celebra hacia las 18:30 el principal de los rezos del día. La ceremonia está abierta a todos los interesados, siempre que se descalcen para entrar y no vistan ninguna prenda de cuero. Los fieles cantan y rezan mientras un monje mueve una antorcha en torno a la figura del Dios y más tarde los bendice con agua.

Foto:Avinash Bhat

Palacio de la Ciudad

Llamado también palacio Real. Es el menos interesante en mi opinión. Dentro vive aún la familia real del Rajasthan, quienes para costear los gastos mantienen una parte abierta al público. Todo es más caro (la entrada cuesta 300 rupias y el permiso para usar vídeo, otras 200) y artificial que en el fuerte Amber.

Foto: Gautam Patel

Albert Hall

Construido para conmemorar la visita a la India de Alberto, Príncipe de Gales, en 1876, es un gigantesco edifico que mezcla el arte indostánico y el británico. Hoy alberga el Museo Central, grandes salas llenas de todo tipo de cachivaches, desde trajes de época a alfombras. Recomendable solo si te interesan mucho los museos.

Foto: Peter T.K

Minarete Iswari Swarga Sal

Una torre de 35 metros de altura, muy cerca del palacio de la Ciudad desde cuya cúspide se tiene unas excelentes vistas panorámicas de la Ciudad Rosa y su abigarrado centro histórico.

Lago Man Sagar

Está a las afueras del casco urbano, camino del Fuerte Amber. Merece la pena ir al atardecer, como hace la gente local, a caminar por el paseo que bordea la ribera, disfrutar de la buena temperatura y ver el sol acostarse sobre el palacio Jal Mehel, construido en medio del lago y al que muchos confunden con el palacio del lago de Udaipur.

Ir de compras

Jaipur es la ciudad de los bazares. Las calles del centro histórico son un gigantesco mercado abierto hasta el anochecer en el que se puede comprar de todo. Hay bazares especializados en joyas, en saris y tejidos, en babuchas, en perfumes…. Los que están por las calles más céntricas (Chaura Rasta / Badi Chopar) son más turísticos y caros, por supuesto. Imprescindible regatear a muerte.

Comentarios

Impresionante el Palacio de los vientos que en mi opinión, representa a los hombres Dioses creados, venerados, o temidos por los pueblos.Todos esos monumentos magníficos seguramente fueron construidos, con el sacrificio de muchas vidas, y emergen desafiantes por sobrevivir a sus creadores.
Qué suerte, yo el Palacio de los Vientos lo vi tapado por andamios, ¿debería volver? ;-) Y el palacio Jal Mehel cubierto por una neblina... Sí, volveré.
¡Un lugar increíble, habrá que volver algún día!
Al fuerte Amber subirías en elefante, ¿no?. Yo, sí (una de las turistadas de la que más me avergüenzo). Era joven entonces, y novato, no como ahora que estoy un poco 'encabronao'.
Que hermoso lugar para ir a visitar, algun dia sin duda voy a pasar y sacar miles de fotos para compartir. Gracias por el dato.