Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra


Van der Weyden: Pasión en el Museo del Prado

La resurrección de ‘El Calvario’, de Van der Weyden

Cuatro años ha pasado la monumental tabla del maestro flamenco en los talleres del Museo del Prado. El soporte, la parte pictórica y el marco han sido cuidadosamente restaurados.

  • Tras cuatro años en el taller del Museo del Prado, la inmensa tabla, de más de tres metro y medio de altura, está lista para su exhibición. José de la Fuente (a la derecha) ha restaurado el soporte en estrecha colaboración con Loreto Arranz (a izquierda), la restauradora de Patrimonio Nacional encargada de la parte pictórica.
    1Tras cuatro años en el taller del Museo del Prado, la inmensa tabla, de más de tres metro y medio de altura, está lista para su exhibición. José de la Fuente (a la derecha) ha restaurado el soporte en estrecha colaboración con Loreto Arranz (a izquierda), la restauradora de Patrimonio Nacional encargada de la parte pictórica.
  • El sistema que empleó Rogier van der Weyden para unir los 14 tablones de 'El Calvario' consistía en un marco de ranura y dos travesaños, unidos con puentes metálicos, que permitían la dilatación y contracción de la madera. El marco original fue retirado hace varios siglos, y los tablones se habían desmontado muchas veces, algo que podía apreciarse claramente en las juntas. Loreto Arranz, y sus ayudantes, Alicia Peral y María Moraleda, aplicaron estuco y barniz, antes de trabajar con las bases de acuarela.
    2El sistema que empleó Rogier van der Weyden para unir los 14 tablones de 'El Calvario' consistía en un marco de ranura y dos travesaños, unidos con puentes metálicos, que permitían la dilatación y contracción de la madera. El marco original fue retirado hace varios siglos, y los tablones se habían desmontado muchas veces, algo que podía apreciarse claramente en las juntas. Loreto Arranz, y sus ayudantes, Alicia Peral y María Moraleda, aplicaron estuco y barniz, antes de trabajar con las bases de acuarela.
  • La restauración del soporte, acometida por José de la Fuente (izquierda), ha estado estrechamente ligada, a la parte pictórica, que ha corrido a cargo de Loreto Arranz (derecha). La tabla había sufrido una grave caída: la zona de las rodillas del Cristo crucificado estaba muy dañada, y se había intentado reaparar con más de 24 clavos en el reverso.
    3La restauración del soporte, acometida por José de la Fuente (izquierda), ha estado estrechamente ligada, a la parte pictórica, que ha corrido a cargo de Loreto Arranz (derecha). La tabla había sufrido una grave caída: la zona de las rodillas del Cristo crucificado estaba muy dañada, y se había intentado reaparar con más de 24 clavos en el reverso.
  • Las dudas que rodean la biografía de Rogier van der Weyden son tan espesas como vivos los colores de su paleta. El gran maestro flamenco pintó tres lágrimas cristalinas en el rostro del Cristo muerto crucificado, y sin embargo ninguna en el de la Virgen, ni en San Juan.
    4Las dudas que rodean la biografía de Rogier van der Weyden son tan espesas como vivos los colores de su paleta. El gran maestro flamenco pintó tres lágrimas cristalinas en el rostro del Cristo muerto crucificado, y sin embargo ninguna en el de la Virgen, ni en San Juan.
  • Las figuras de la Virgen y San Juan son inmensas, en la tabla de Van der Weyden. Tienen un carácter escultórico, y frente a la serenidad de sus rostros el dramatismo se traslada a los paños blancos que les envuelven, pintados con blanco plomo.
    5Las figuras de la Virgen y San Juan son inmensas, en la tabla de Van der Weyden. Tienen un carácter escultórico, y frente a la serenidad de sus rostros el dramatismo se traslada a los paños blancos que les envuelven, pintados con blanco plomo.
  • Lucio Maire es el restaurador de Patrimonio Nacional que ha trabajado en el marco de 'El Calvario'. No es el original pero el experto piensa que data de 1516. En seco y sin diluyentes Maire retiró los nueve estratos añadidos y encontró el bol original sobre el que se aplicó el pan de oro.
    6Lucio Maire es el restaurador de Patrimonio Nacional que ha trabajado en el marco de 'El Calvario'. No es el original pero el experto piensa que data de 1516. En seco y sin diluyentes Maire retiró los nueve estratos añadidos y encontró el bol original sobre el que se aplicó el pan de oro.
  • Los rayos y fotografías que se tomaron en 2011 permitieron a Loreto Arranz evaluar el estado real de la tabla. En 1945 'El Calvario' había sido restaurado en El Prado y fue entoences cuando se clavó un soporte de madera en el reverso que ahora ha sido retirado.
    7Los rayos y fotografías que se tomaron en 2011 permitieron a Loreto Arranz evaluar el estado real de la tabla. En 1945 'El Calvario' había sido restaurado en El Prado y fue entoences cuando se clavó un soporte de madera en el reverso que ahora ha sido retirado.
  • Las pruebas realizadas en la tabla han permitido a los restauradores recuperar el trabajo original del maestro flamenco. Antes de pintar, él aplicaba una capa de yeso y cola de conejo sobre la que pintaba un primer boceto, tras aplicar una fina imprimación dibujaba con más detalle en carboncillo, antes de emplear el blanco plomo para la carnación y las lacas para los degradados.
    8Las pruebas realizadas en la tabla han permitido a los restauradores recuperar el trabajo original del maestro flamenco. Antes de pintar, él aplicaba una capa de yeso y cola de conejo sobre la que pintaba un primer boceto, tras aplicar una fina imprimación dibujaba con más detalle en carboncillo, antes de emplear el blanco plomo para la carnación y las lacas para los degradados.
  • La consolidación de los 14 tablones se ha realizado a través de un bastidor de siete láminas, diseñado por José de la Fuente en madera de sitka, un material empleado en la construcción de barcos. Unos topes longitudinales, tacos de madera, tornillos de nylon y muelles graduables en potencia permiten que el bastidor sostenga el cuadro sin estar clavado.
    9La consolidación de los 14 tablones se ha realizado a través de un bastidor de siete láminas, diseñado por José de la Fuente en madera de sitka, un material empleado en la construcción de barcos. Unos topes longitudinales, tacos de madera, tornillos de nylon y muelles graduables en potencia permiten que el bastidor sostenga el cuadro sin estar clavado.
  • 'El Calvario' fue un regalo de Rogier van der Weyden a la Cartuja de Scchuet, en las afueras de Bruselas en 1460. Poco tiempo después fue vendido y sustituido por una copia de Antonio Moro, pintor de cámara de Felipe II. Al llegar a España pasó unos años en el Palacio del Bosque de Segovia en Valsaín antes de ser trasladado a El Escorial. Allí sobrevivió al incendio de 1671 y, aunque no estaba en la misma sala donde prendieron las llamas, las lacas y colores tierra del cuadro quedaron alterados debido al calor que sufrió, en la sala abovedada donde estaba.
    10'El Calvario' fue un regalo de Rogier van der Weyden a la Cartuja de Scchuet, en las afueras de Bruselas en 1460. Poco tiempo después fue vendido y sustituido por una copia de Antonio Moro, pintor de cámara de Felipe II. Al llegar a España pasó unos años en el Palacio del Bosque de Segovia en Valsaín antes de ser trasladado a El Escorial. Allí sobrevivió al incendio de 1671 y, aunque no estaba en la misma sala donde prendieron las llamas, las lacas y colores tierra del cuadro quedaron alterados debido al calor que sufrió, en la sala abovedada donde estaba.