Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

‘Basta ya de cachondeo’

Así calificó Pedro Pacheco a la justicia en España, y en este punto tiene razón. Si no, ¿cómo se explica que una empresa, contratada por la Comunidad de Madrid, otorgue retribuciones a jueces, magistrados y secretarios judiciales para fabricar un dispositivo informático que agilice los trámites judiciales? ¿O que el señor Bárcenas disfrute de unas vacaciones blancas en Baqueira Beret, concedidas por el juez Ruz? ¿O que terroristas de ETA se paseen alegremente por las calles de Euskadi sin haber cumplido la pena que les corresponde? Son solo unos ejemplos; el resto los conocen ustedes. Como dije al principio, Pacheco acertó al decir que “la justicia en España es un cachondeo”.

Pero es más que eso: la lentitud en los procesos, las lagunas sumariales, el colapso de los casos, los papeles hacinados en sótanos convierten además a la Administración de Justicia en un órgano peligroso para la integridad moral de la sociedad. Ver a delincuentes “de guante blanco” desfilar por las calles campando a sus anchas mientras miles de familias no llegan a fin de mes, o advertir una preocupante cifra de personas en riesgo de exclusión social es un insulto a la inteligencia y dignidad del resto de los ciudadanos. Manuel Castellanos Plaza.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.