Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
THE WASHINGTON POST

Más apoyo occidental a Ucrania

Se puede negociar con Putin, pero hay que mostrar firmeza frente a sus políticas

Aunque el presidente Obama aún debe buscar acuerdos, la oferta de que Estados Unidos facilite a Ucrania armas defensivas ya ha tenido impacto. El viernes llevó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, François Hollande, a Moscú a negociar un acuerdo de paz con Vladímir Putin. (…)

Los resultados de la reunión de Moscú no parecen concluyentes. Lo que sí es cierto es que el presidente Putin recibió a sus visitantes desde una posición de fuerza. A diferencia de los europeos, a él no le preocupa ninguna “escalada”, habiendo enviado cientos de tanques y otras armas, así como tropas de refresco, para iniciar una nueva ofensiva en el este de Ucrania. (...)

Occidente no le ha ofrecido a Putin ningún aliciente para que abandone su ofensiva, que pretende ampliar los territorios en poder de los prorrusos hasta convertirlos en un Estado de facto, como los que Moscú ha puesto en marcha en las zonas ocupadas de Georgia y Moldavia. La Unión Europea y el Gobierno de Obama han discutido nuevas sanciones, pero siguen siendo individuales. Aquellas medidas que podrían inflingir un daño significativo a la maltrecha economía rusa (...) permanecen fuera de la mesa. (…)

No hay nada malo en hablar con Putin, a condición de que el mensaje de Occidente sea claro. Rusia debería estar obligada a retirar sus fuerzas y equipos de Ucrania, restablecer las fronteras bajo supervisión internacional y dejar de apoyar a un pequeño Estado separatista —o enfrentarse a una escalada significativa de las sanciones económicas y a un Ejército ucranio con mejores armas—.

Washington, 6 de febrero

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.