Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emocionante canto de ‘La Marsellesa’ en la Asamblea Nacional de Francia

Los diputados retoman la actividad con un minuto de silencio en memoria de las 17 víctimas de los atentados yihadistas y entonan espontáneamente el himno, un hecho insólito en la V República

"La semana pasada, unos seres humanos a los que el fanatismo transformó en autómatas de la muerte asesinaron a unos periodistas porque eran libres, abatieron a unos policías porque eran republicanos, ejecutaron a unos ciudadanos porque eran judíos". Con estas palabras ha abierto el presidente de la Asamblea Nacional francesa, el socialista Claude Bartolone, la primera sesión tras los atentados yihadistas que acabaron con la vida de 17 franceses la semana pasada. En un breve discurso en el que ha expresado "la solidaridad y la comprensión de la Asamblea Nacional con las familias de las víctimas", Bartolone ha pedido a todos los diputados que se levantaran para guardar un minuto de silencio. Transcurrida buena parte de esos 60 segundos, algún diputado ha entonado las primeras estrofas de La Marsellesa, a las que rápidamente se ha sumado toda la Cámara.

Según informa France Presse, la imagen de todos los diputados cantando al unísono el himno nacional en el Palacio Borbón, sede la Asamblea, es un hecho insólito desde la instauración de la V República en 1958. Otros medios franceses señalan, de acuerdo con fuentes parlamentarias, que la última vez que sucedió algo así fue hace casi un siglo, concretamente el 11 de noviembre de 1918, día en que se firmó el Armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Los diputados, que al finalizar la canción se han sentado en silencio, se han sumado así a las muestras de dolor que han recorrido toda Francia desde el fin de semana. El pasado domingo, la Marcha Republicana celebrada en París reunió a más de un millón y medio de personas y acogió a más de medio centenar de jefes de Estado y Gobierno de todo el mundo. En total, se calcula que las manifestaciones contra el terrorismo y en defensa de la libertad de expresión congregaron alrededor de 3,7 millones de personas en todo el país galo, en la que se considera la mayor movilización de su historia.

Más información