Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cascada de fuego de Yosemite

En San Francisco, la catarata Cola de Caballo se ilumina por los rayos del sol

Las cataratas Cola de caballo brillan durante un atardecer de 2012.
Las cataratas Cola de caballo brillan durante un atardecer de 2012. Reuters

Durante algunas semanas de febrero un espectáculo único en el mundo se puede contemplar en el Parque Natural de Yosemite, a 320 km al este de San Francisco (California, EE UU. Una catarata de temporada, conocida como Cola de caballo (en inglés, Horsetail Fall) que solamente fluye en este período del año con las aguas del deshielo de la nieve, se transforma al ser iluminada por los últimos rayos rojizos y anaranjados del Sol de poniente haciendo que el color que reflejan sus aguas parezca una catarata de fuego que se precipita al abismo. Es lo más parecido a una cascada de lava ardiente vertiendo su contenido al vacío por los acantilados de la pared de granito de un monolito llamado El capitán, formación de roca casi vertical que mide unos 910 m desde la base hasta la cima. Sin duda alguna, es una cascada única en el planeta y uno de los placeres visuales más bellos que la Naturaleza puede ofrecer.

Ahora bien, no todos los años se puede disfrutar de este maravilloso espectáculo puesto que se tienen que dar las condiciones idóneas para que este efecto se pueda producir. En primer lugar, como hemos comentado, solo es en algunas semanas de febrero cuando el agua y el Sol están perfectamente alineados y en el ángulo exacto para que se produzca este maravilloso espectáculo visual. Por otra parte, cuando en el ocaso los últimos rayos anaranjados del Sol se proyectan contra la cascada, tampoco tiene que haber cobertura nubosa o presencia de nubes, ni lluvias, puesto que lógicamente sería imposible poder fotografiar o grabar este bello fenómeno natural. Si quiere verlo en directo, tenga mucha paciencia puesto que las condiciones meteorológicas tienen la clave en los pocos días del año que se produce. Eso sí, no se despiste… apenas tendrá unos minutos para disfrutar este mágico momento. No es de extrañar que con este cóctel de condiciones que se tienen que dar a la vez para poderlo ver, quien lo ha conseguido afirma haber estado ante un espectáculo único e inolvidable.

Más información