Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mirada distinta

Joana Vasconcelos ha hecho de la heterodoxia su sello de identidad hasta convertirse en una número uno a sus 43 años.

  • Joana junto a dos de sus leones. Son piezas de escayola habituales en los bazares chinos a los que Vasconcelos da vida forrándolos con complicados collages de punto de croché.
    1Joana junto a dos de sus leones. Son piezas de escayola habituales en los bazares chinos a los que Vasconcelos da vida forrándolos con complicados collages de punto de croché.
  • Una langosta y una lagartija de más de un metro basados en la cerámica de Bordallo Pinheiro.
    2Una langosta y una lagartija de más de un metro basados en la cerámica de Bordallo Pinheiro.
  • Una de sus obras más famosas, Corazón portugués, con la filigrana típica de ese país y cuchillos de plástico.
    3Una de sus obras más famosas, Corazón portugués, con la filigrana típica de ese país y cuchillos de plástico.
  • Joana Vasconcelos en el estudio de su taller. A orillas del Tajo, en una antigua nave industrial recuperada, reúne a un equipo que en algunos momentos puede alcanzar las cincuenta personas
    4Joana Vasconcelos en el estudio de su taller. A orillas del Tajo, en una antigua nave industrial recuperada, reúne a un equipo que en algunos momentos puede alcanzar las cincuenta personas
  • En el centro, una de sus obras más celebradas, a la que bautizó 'Call Center'. Se trata de una instalación con forma de pistola de la que cuelgan centenares de teléfonos, cada uno con un sonido distinto. Refleja la tiranía de la telefonía móvil.
    5En el centro, una de sus obras más celebradas, a la que bautizó 'Call Center'. Se trata de una instalación con forma de pistola de la que cuelgan centenares de teléfonos, cada uno con un sonido distinto. Refleja la tiranía de la telefonía móvil.
  • El espacio en el que trabaja Vasconcelos y su equipo tiene mucho que ver con el arte y también con la artesanía, como los clásicos bordados portugueses.
    6El espacio en el que trabaja Vasconcelos y su equipo tiene mucho que ver con el arte y también con la artesanía, como los clásicos bordados portugueses.