Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karl Lagerfeld, caricaturista político

El diseñador de Chanel publica en el diario alemán ‘Frankfurter Allgemeine’ una tira cómica donde vuelca su sarcasmo contra los gobernantes europeos

La caricatura de Lagerfeld de David Cameron, vestido con traje escocés. Ver fotogalería
La caricatura de Lagerfeld de David Cameron, vestido con traje escocés.

Hasta ahora era de dominio público que a su talento como diseñador, Karl Lagerfeld sumaba su destreza como fotógrafo, sus dotes de empresario y su debilidad por los libros de arte. Es culto, habla cuatro idiomas y posee la habilidad de reírse de sí mismo. Por ejemplo, admite sin pudor que con los años se ha convertido en su propia caricatura, una habilidad a la que también es aficionado y que el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitungse ha encargado de revelar.

Allí comenzó a publicar el diseñador, primero en el rotativo y desde hace dos años en su revista mensual Magazin, una serie de caricaturas políticas que demuestran que el creador también sabe reírse de los políticos. “Cuando era pequeño quería convertirme en dibujante y aterricé en la moda por accidente”, confesó no hace mucho. “Cuando era pequeño siempre me daba miedo quedarme sin papel de dibujo”, remata.

“Todo comenzó con un programa de televisión en Alemania, donde Lagerfeld confundió el nombre de unos grandes almacenes en Düsseldorf para los que había diseñado una colección”, recuerda Alfons Kaiser, editor de la revista Magazin. “Le ofrecí las páginas del periódico para rectificar el error, pero él prefirió enviarme un dibujo”, recuerda. Así se inició la más reciente carrera del famoso Karl Lagerfeld, que ahora tiene una cita mensual con la revista para placer de sus admiradores y disgusto de los personajes que parodia en sus dibujos.

Por ejemplo, la canciller Angela Merkel, bailando un vals con su vicecanciller, el socialdemócrata Sigmar Gabriel. También la ha retratado bajo un paraguas y disfrazada de bailadora de flamenco con sendas castañuelas. “Le mostraré a los españoles cómo se baila flamenco”, escribe Lagerfeld. “Merkel es un tema que le apasiona y, al parecer, la canciller es una persona muy importante para él”, dice Alfons Kaiser, el periodista que hizo posible la nueva carrera del diseñador. “Él siente una gran fascinación por ella”.

“Está fascinado con Angela Merkel”, dice el editor que coordina su trabajo

Lagerfeld, que utiliza pinturas pastel para sus dibujos y también sombras de ojos de la marca de maquillajes nipona Shu Uemura, es una persona que se interesa por la política y muchas veces se adelanta a los acontecimientos, como hizo con una caricatura dedicada al actual presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a quien retrató como el nuevo sultán del país.

“Europa ya no nos quiere. La seguridad [Consejo de Seguridad] de la ONU tampoco. Por lo tanto, tengo que volver a revivir el imperio otomano”, reza el texto que acompaña a la viñeta. “Lo interesante es que el dibujo fue hecho antes de que Erdogan anunciara la inauguración de su nuevo palacio”, dice Alfons Kaiser.

El diseñador tampoco es amigo de Marie Le Pen, presidenta del Frente Nacional, a quien dibujó vestida con un traje típico bávaro, un crucifico como collar y una jarra de cerveza en la mano. El texto que acompaña al dibujo es demoledor: “Viajo a Berchtesgaden para visitar los restos de la casa [Hitler tenía una vivienda en el lugar que fue dinamitado después del fin de la guerra]. Mis amigos austriacos me recomendaron que lo hiciera. En principio quería visitar Israel, pero no conseguí una visa. Después quería ir a Auschwitz, pero papá dijo que nunca había existido”.

David Cameron, Barack Obama y Vladímir Putin tampoco se escapan a los ojos críticos de Karl Lagerfeld.

Más información