Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Masako, la princesa triste, sale de palacio

La esposa del heredero de Japón participa en una cena oficial por primera vez en 11 años, en honor a los Reyes de Holanda

La princesa Masako con su marido el príncipe Naruhito.
La princesa Masako con su marido el príncipe Naruhito. REUTERS

La princesa Masako de Japón participa en su primer banquete imperial en 11 años. La ocasión es en honor de los reyes de Holanda, Guillermo y Máxima, con quienes ella y su esposo, el príncipe heredero Naruhito, mantienen una buena amistad. Su presencia marca un paso más en los avances de Masako para superar una depresión que le afecta desde hace más de una década.

La esposa del príncipe heredero japonés también participó este miércoles, por primera vez en cinco años, en una ceremonia de bienvenida a los soberanos holandeses en los jardines del palacio imperial a la que también asistieron el emperador Akihito, la emperatriz Michiko y Naruhito. Las fotos del evento muestran a una Masako sonriente y vestida con un traje naranja y sombrero a juego, en un aparente homenaje al país de sus invitados.

Las tareas oficiales y comparecencias públicas de la princesa, de 50 años y que renunció a una prometedora carrera diplomática para casarse en 1993, se vieron drásticamente recortadas después de que en 2004, tres años después de dar a luz a su hija Aiko, se le diagnosticaran “problemas de ajuste relacionados con el estrés”, consecuencia del esfuerzo por ajustarse al rígido protocolo de la Casa Imperial japonesa. Desde entonces ha estado sometida a constantes tratamientos para ayudarle a superar su enfermedad.

Los Reyes de Holanda saludan al príncipe Naruhito y a Masako.
Los Reyes de Holanda saludan al príncipe Naruhito y a Masako. REUTERS

Precisamente los reyes de Holanda, que se encuentran en Japón para una visita que durará hasta el domingo, han jugado un importante papel en el proceso de recuperación de la princesa. Ambas cortes mantienen lazos muy estrechos y las dos parejas mantienen una excelente conexión personal, ayudada por el hecho de que Aiko y la hija mayor de los reyes holandeses, Amalia, son de edades similares.

Masako, su esposo y su hija visitaron el país europeo para unas vacaciones de dos semanas en 2006. El primer viaje oficial de la princesa después de once años, en 2013, fue también a Holanda, para participar en la ceremonia de coronación del rey Guillermo.

La última vez en que Masako, graduada en Económicas por la Universidad de Harvard y que habla fluidamente cinco lenguas (japonés, ruso, inglés, francés y alemán), participó en un banquete imperial antes de hoy fue en 2003, con ocasión de la visita de Estado del entonces presidente mexicano, Vicente Fox, y su esposa.

La Casa Imperial japonesa divulgó el pasado diciembre, al cumplirse el 50 cumpleaños de la princesa, un comunicado en el que Masako apuntaba a una mejoría. “Desde mi cumpleaños anterior he estado esforzándome por cumplir mis deberes, sean de trabajo o personales, en la medida de lo posible”, apuntaba, “me gustaría continuar los esfuerzos para mi recuperación con la ayuda de la gente que me rodea”.

Más información