Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Autismo: adapta mi casa

Al hablar del término discapacidad genéricamente, olvidamos que la discapacidad, o mejor dicho, las capacidades diferentes, también abarcan a personas que no tienen una dificultad física asociada.

Éste sería el caso del autismo.

Las personas con autismo también necesitan una casa adaptada a sus necesidades. No a nivel arquitectónico, pero sí que mejoren su grado de autonomía y confort.

Estas personas necesitan una serie de ayudas visuales (pictogramas), que les ayudan a reducir su nivel de ansiedad, les dan seguridad al tener un control de su entorno y fomentan su autoestima y autonomía porque pueden hacer cosas sin necesitar a una persona que constantemente (poner la mesa, preparar un bocadillo, vestirse, etcétera). Para entender el cómo organizar las rutinas diarias, son de gran ayuda las agendas visuales que los orientan en tiempos y espacios en lo relativo a un día cualquiera. Y por último, sería importante la organización y estructuración de espacios, es decir, todo tipo de ayudas visuales que les ayude a entender dónde se guardan todo tipo de objetos que haya en la casa.

Mi queja es que, a diferencia de las personas con alguna dificultad física que sí pueden solicitar ayudas mediante becas para los soportes que necesitan para su autonomía, nosotros, los familiares de personas con autismo, no podemos solicitar ese soporte “humano” que nos informe y ayude a estructurar nuestra casa y adaptarla a sus necesidades.— Cristina Molins de Murga.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.