Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer viaje oficial de los duques de Cambridge con su bebé

Guillermo y Kate llegan a Wellington, la primera parada de su gira por Nueva Zelanda y Australia

Los duques de Cambridge, con su bebé, llegan a Wellington.

El contacto con la realeza engrasa la fidelidad a la monarquía. Con ese objetivo, el de enraizar a la reina Isabel II y sus sucesores, los duques de Cambridge llegaron este lunes a Wellington, primera parada de un largo viaje de tres semanas por Nueva Zelanda y Australia, tierras lejanas en las que la abuela Isabel es jefa del Estado. Pero, aunque es la primera vez que Catalina visita de forma oficial esos países, la estrella del viaje no es la joven pareja, sino su hijo de casi nueve meses y tercero en la sucesión al trono, el príncipe Jorge, en su primer viaje a ultramar.

El bebé Jorge y los vestidos de la duquesa monopolizan el lado más frívolo de la visita. En sus primeras horas en las antípodas, ella lució radiante con un llamativo vestido y abrigo rojo escarlata con sombrero a juego que levantó evocaciones del abrigo rojo que vistió la que hubiera sido su suegra, Diana de Gales, a su llegada a Nueva Zelanda en una gira similar en 1984.

La monarquía está ahora sólidamente instalada en Australia y Nueva Zelanda, pero pasó por momentos turbulentos en los años 90, cuando el movimiento republicano tomó auge coincidiendo con la crisis de los Windsor, que se tambaleaban en la antigua Metrópoli de la mano de los escándalos conyugales de Carlos y Diana. Aquel auge llegó a tomar tal cuerpo en Australia que en 1999 se celebró un referéndum para decidir si había que instaurar la república. Los monárquicos ganaron con comodidad: casi el 55% de los votos.

El príncipe Jorge, en brazos de su madre.
El príncipe Jorge, en brazos de su madre. GETTY

Aunque más silencioso que en Australia, el movimiento republicano tiene un sólido respaldo también en Nueva Zelanda, pero los únicos intentos serios de eliminar la monarquía se remontan a la mitad de los años 90.

Como en todas partes, la boda de  GuillermoCatalina ha servido para reforzar a la monarquía británica también en las antípodas y la atención del viaje no va a estar en el debate político, sino en las apariciones del príncipe Jorge. La primera, brevísima, fue a la llegada. La segunda está prevista para el miércoles, cuando los duques acudan con su retoño a un encuentro con familias locales.

Los duques estarán en Nueva Zelanda hasta el día 16, con un programa que incluye una recepción de Estado en la que Guillermo pronunciará un discurso y descubrirá un retrato de la reina Isabel. Pero en la agenda dominan los actos festivos y recreativos. Además de variadas visitas relacionadas con la fuerzas armadas y a un hospicio y un productor de vino, los duques navegarán con el equipo neozelandés de la Copa América en Auckland; se verán con el mítico equipo de rugby del país, los All Blacks; participarán en un evento de criquet y se encontrarán con el equipo olímpico de BMX. El día 16 volarán a Australia, donde estarán hasta el día 25.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >