Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer temporal en un mes pone en alerta roja al norte

Meteorología activa el aviso máximo en las siete provincias septentrionales por vientos y oleaje

Un cámara aficionado capta el oleaje en la playa de Santa Marina de Ribadesella (Asturias)

Por tercera vez en un mes, una borrasca profunda ha tenido este lunes en vilo al norte de la Península, donde se desbordaron rías, se registraron olas de hasta 10 metros de altura y se advirtió de rachas de hasta 130 kilómetros por hora. La Agencia Estatal de Metereología (Aemet) dio la alerta máxima a las siete provincias septentrionales: Pontevedra, A Coruña, Lugo, Asturias, Cantabria, Vizcaya y Guipuzcoa, por nevadas, aludes, vientos o fuerte oleaje.

La agencia también alertó a otras 40 provincias españolas de 15 comunidades autónomas de la mitad norte y este. A pesar de esto, desde este organismo informaron de que el temportal irá remitiendo y a partir de las últimas horas del miércoles el tiempo será “muy bueno” y los termómetros superarán los 20 grados en algunas zonas.

En espera de esta llegada anticipada de la primavera, los principales desbordamientos registrados este lunes ocurrieron en la ría de Bilbao y las de Navia, Ribadesella y Villaviciosa en Asturias. Las crecidas coincidieron con la pleamar que tuvo lugar sobres las seis de la tarde. En Bilbao, los desbordamientos se localizaron en las zonas de Elorrieta, Olabeaga y Zorrozaurre.

También en la cornisa cantábrica el fuerte oleaje produjo estragos en Cudillero, el reconocido pueblo asturiano por su belleza. Las olas derribaron 30 metros del dique del puerto, que hay que sumar a los 50 que quedaron destrozados después de uno de los dos temporales del pasado mes.

Varias carreteras fueron además cortadas por el fuerte oleaje. La N-634, entre las localidades guipuzcoanas de Zarautz y Zumaia, que se mantendrá cerrada hasta las 13.30 horas del martes. En Asturias también se registraron cortes en Avilés, Muros del Nalón, Cudillero y Colunga.

Para este martes, la Aemet mantiene en alerta roja a cinco de las siete provincias septentrionales. Este color implica para la agencia un nivel de riesgo para la población muy alto. La fachada atlántica gallega sentirá en menor medida la borrasca. Pontevedra y A Coruña pasan al aviso naranja, con el que perdura cierto grado de peligro para las actividades usuales.

Precisamente desde Meteogalicia, la homóloga gallega de la Aemet perteneciente a la Junta de Galicia, señalaron que con éste son ya seis los episodios “atípicos” de alerta roja en el mar que encadena esta comunidad en lo que va de año por el fuerte contraste de masas de aire subtropical y polar, entre otras causas.

Si en la costa domina el fuerte oleaje, los Picos de Europa y el Pirineo oscense estuvieron y continúan en alerta naranja por rachas de viento de hasta 130 kilómetros y alerta amarilla por nieve con un espesor de 10 y 20 centímetros respectivamente. Castilla y León y La Rioja tuvieron también aviso naranja por vientos de hasta 100 kilómetros por hora.

Más información