Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alejandro Sanz logra que Obama se moje por el Ártico

"Todos somos parte de su protección y conservación. Los permisos a las petroleras a veces tienen pocas garantías", le ha dicho el presidente de EE UU al cantante en una carta

"Su compromiso representa un espaldarazo enorme para nuestra causa”, señala el artista

Barack Obama, con Alejandro Sanz en la Casa Blanca.
Barack Obama, con Alejandro Sanz en la Casa Blanca. THE WHITE HOUSE

La campaña de Greenpeace por la protección del Ártico ha llegado hasta la Casa Blanca. Todo comenzó el pasado 17 de septiembre. Ese día Alejandro Sanz, embajador de esta ONG, iba a actuar en la residencia oficial de Barack Obama pero un atentado en la capital obligó a suspender la gala. El cantante sí asistió a la recepción que ofreció el presidente. Y en el bolsillo de su elegante traje oscuro llevaba una carta en la que le pedía que Estados Unidos liderara la creación de un santuario en el Ártico. Hace unos días Alejandro Sanz recibió la respuesta de Obama. En el texto el presidente asegura que “el Ártico juega un papel crítico en nuestros esfuerzos para hacer frente al cambio climático” y reconoce que “todos somos parte de su protección y conservación". Y añade: "Durante demasiado tiempo ha habido una íntima relación entre las compañías petroleras y la agencia federal que les ha permitido perforar en busca de petróleo. Parece como si los permisos fueran, a menudo, emitidos con pocas garantías de seguridad por parte de las compañías petrolíferas". Compañías petroleras, algunas norteamericanas, buscan y extraen petróleo y gas en diversas zonas del Ártico, por lo que la declaración del presidente adquiere aún más valor.

Este lunes el cantante ha hecho público el contenido de su correspondencia con Obama, a quien él apoyó durante la última campaña electoral. "Agradezco enormemente al presidente su respuesta positiva a una petición personal en nombre de Greenpeace y de todos los millones de personas que han firmado por la protección del Ártico. Su compromiso representa un espaldarazo enorme para nuestra causa”, ha declarado. "Cuando recibí la carta", explica a EL PAÍS, "me sentí agradecido y sorprendido por la respuesta y por el tono tan cercano y humano con el que el presidente se dirigía hacia mí. Pero sobre todo por el nivel de compromiso que suponen sus palabras para la causa del Ártico. Normalmente los dirigentes suelen comprometerse de palabra a casi todo, pero por escrito es otra cosa. Me pareció valiente por su parte hacer público su apoyo a nuestra causa a través de una carta dirigida a mi".

El cantante también ha desvelado cómo planeó llevar su iniciativa hasta Obama. "Sabía de la importancia que para Greenpeace y para la salvación del Artico podía tener este apoyo explícito y, aprovechando una visita a la Casa Blanca en la que el presidente Obama nos recibió, decidí que era el momento de utilizar ese encuentro para algo más que llevarme una foto con el presidente de Estados Unidos". Alejandro Sanz confía en que el gesto del presidente sirva para proteger el Ártico. "Es difícil predecir las consecuencias de este apoyo. Pero de momento, el hecho de que quien hoy por hoy es posiblemente el hombre mas influyente del mundo se ponga del lado de quienes creemos que la incursión de las petroleras en el Ártico sería una catástrofe de consecuencias irreversibles, es un paso muy importante. Además de que la denuncia en sí misma termina con uno de los aliados de este tipo de operaciones sin escrúpulos, que es el sigilo con el que se mueven para no tener obstáculos. Ahora el mundo entero les está observando. En mi opinión, tienen un problema".

Alejandro Sanz, con la pancarta de Greenpeace en el Ático.
Alejandro Sanz, con la pancarta de Greenpeace en el Ático. GREENPEACE

Greenpeace considera, igualmente, un paso decisivo para la campaña el hecho sin precedentes de que el presidente de EE UU reconozca, "abiertamente y en primera persona", la importancia del Ártico. Por eso le insta a que avance en la creación de un santuario ártico, junto al resto de naciones del Ártico. “Es el momento de convertirse en el líder mundial para proteger el legado de las generaciones futuras, como se comprometió al principio de su mandato. El primer paso es cerrar el Ártico norteamericano al petróleo”, ha declarado Pilar Marcos, responsable de la campaña de Greenpeace.

Alejandro Sanz viajó con Greenpeace este verano hasta el corazón del Ártico en Groenlandia. Fue Tiniteqilaaq, un pequeño asentamiento de cazadores y pescadores, con menos de un centenar de habitante, donde el cantante comprobó el deterioro que sufre esta zona de gran valor ambiental. "Cuando llegué al fiordo y vi todo esto, me di cuenta de la maravilla que es y de cómo lo estamos destruyendo. Todas las comparaciones son malas, pero yo diría que es como ver muriéndose poco a poco a un elefante”, explicó entonces el cantante a EL PAÍS. Ahora confiesa su intención de seguir trabajando por esta causa: "Hay mucha gente conocedora de este problema dentro de organizaciones como Greenpeace, y particulares que dedican su vida a mejorar la de todos. Científicos, biólogos que llevan años trabajando casi en la clandestinidad, sin el apoyo de los gobiernos. Enfrentados a muchos poderes que intentan silenciarlos a cualquier precio. Toda esa gente dirá cuál es el siguiente paso. Por mi parte, haré lo que haga falta para no hipotecar el futuro de mis hijos por la avaricia desmedida en la que vivimos como zombis insaciables. Espero que cada vez más todos nos hagamos cómplices de nuestro planeta y que el movimiento de apoyo al Ártico siga creciendo. Ya son cinco millones de personas las que han firmado. Si siguen aumentando las firmas y el apoyo de personalidades y políticos, podemos conseguir con el Ártico lo que ya se consiguió en 1991 con la Antártida: un santuario para la humanidad".

La carta de Obama a Alejando Sanz coincide con otra noticia para el futuro del Ártico. Por segundo año consecutivo, Shell ha decidido poner fin a su programa en Alaska durante 2014. Shell pretendía en 2014 continuar con su programa de perforación en el mar de Chukchi en Alaska, mediante las licencias de exploración otorgadas por el gobierno norteamericano en 2008.

Más información