Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo de Pesca UE-Marruecos ignora al pueblo saharaui

El acuerdo de Pesca UE-Marruecos ignora al pueblo saharaui

El martes 10 de diciembre (curiosamente el Día de los Derechos Humanos), el Parlamento Europeo (PE)aprobó el nuevo protocolo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos. Según el comunicado de prensa emitido por la Eurocámara, el acuerdo permitirá a 126 buques comunitarios, de los cuales casi 100 serán españoles, faenar en aguas marroquíes y del Sahara occidental El nuevo protocolo incrementa en un 33% las posibilidades pesqueras para la flota comunitaria a cambio de lo cual la UE pagará 30 millones de euros anuales, durante cuatro años, al reino alauita. El lunes 16 de diciembre, el Consejo de la Unión Europea tiene previsto aprobar formalmente el documento.

En 2006, la Unión Europea pactó con Marruecos el pago de 36 millones de euros al año a cambio de 119 licencias de pesca, de ellas 100 eran para barcos españoles, principalmente andaluces y canarios. El acuerdo tenía una vigencia de 5 años y se prorrogó uno más. La Comisión Europea quería prorrogarlo otro año más, mientras negociaba uno nuevo.

Sin embargo, el informe presentado por el eurodiputado finlandés Carl Haglund, ponente del acuerdo enel PE, planteó tres graves problemas para su renovación: la sobreexplotación de los caladeros marroquíes y saharauis, la escasa rentabilidad económica que suponía para la Unión Europea y la falta de pruebas de que el acuerdo fuera beneficioso para el Sahara Occidental. La Comisaria europea de pesca, María Damanaki, comentó que el nuevo acuerdo con Marruecos tendría que tener en cuenta esos tres puntos.

Ahora, la Eurocámara ha dado el visto bueno al acuerdo respaldando así la recomendación de la ponente,la eurodiputada del PP Carmen Fraga. Esta ha declarado que el nuevo protocolo cumple todas las demandasque llevaron al rechazo del anterior texto y que cuenta con el respaldo tanto del sector pesquero de la Unión Europea como del marroquí y de los sindicatos europeos. Además, agregó, cuenta con nuevos mecanismos de control financiero y de sostenibilidad.

Las principales novedades que presenta este acuerdo son tres: la obligatoriedad de contratar marineros de una lista cerrada propuesta por Marruecos, compuesta por titulados de las escuelas de formación marítima.

La reducción de la contrapartida financiera a pagar por la Unión Europea que baja de 36 millones deeuros a 30. Sin embargo, los armadores deben pagar mucho más que antes, llegando así, el coste real delprotocolo a los 40 millones.

Finalmente, el acuerdo cuenta con una cláusula de derechos humanos muy ambigua que establece que elcualquier incumplimiento por parte de Marruecos de su obligación de respetar los derechos humanos podría entrañar la suspensión del protocolo. La condicionalidad de los verbos deja a la discreción de las partes la interpretación de lo que pudieran ser consideradas violaciones de derechos humanos que condujeran a la ruptura del acuerdo.

No todos los eurodiputados votaron a favor de este protocolo, 204 lo hicieron en contra (frente a los310 que lo aprobaron y 50 abstenciones). La principal razón de los opositores es que el nuevo documento, al incluir las aguas territoriales del Sahara occidental, da la espalda al pueblo saharaui.

Esta postura la resume muy bien el eurodiputado de IU, Willy Meyer, en un comunicado publicado el mismo día de la aprobación del protocolo.

Tan pronto como el PE aprobó el acuerdo, por el que se permite que los barcos europeos pesquen en lasaguas del Sahara occidental, cientos de personas salieron a manifestarse en pueblos y aldeas de la región anexionada, para denunciar que Marruecos no tiene derecho a firmar acuerdos de ese tipo sin contar con ellas.

El ministro delegado saharaui para Europa, Mahamed Sidati, ha declarado que la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y el Frente Polisario explorarán todas las vías posibles para revocar este acuerdoinjusto que viola la soberanía del pueblo saharaui y el derecho a explotar sus propios recursos.

Esto demuestra que al menos el tercero de los puntos propuestos por el eurodiputado Carl Haglund no secumple y, a pesar de ello, la Cámara europea ha aprobado el nuevo protocolo.

En el siguiente video se puede escuchar al ministro saharaui explicando su posición:

Parece que una vez más, la Unión Europea pisotea los derechos de los más débiles a favor de lospoderosos y el capital.

FOTO: euroxpress