Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tranquilos, aquí no hay inmigrantes

Hace un tiempo que estoy buscando piso y hace poco fui protagonista de una anécdota que considero más que curiosa. En Premià de Mar, hay un barrio en el que residen numerosas personas de origen árabe, sudamericano y asiático.

En cuanto estuve dentro del ascensor con el responsable de la inmobiliaria que nos estaba enseñando algunos inmuebles, este dijo con confianza: “Tranquilos, aunque en el barrio sí que hay, en este bloque no hay ningún inmigrante”. Inmediatamente mi hermano y yo nos miramos y a mí se me ocurrió decirle: “Pues seremos los primeros”. En ese momento la cara del agente inmobiliario fue un poema. Mi familia y yo somos de Argentina, aunque llevamos más de 10 años viviendo en España, y ni a mi hermano ni a mí se nos nota el acento, por lo que el de la inmobiliaria pensó que éramos españoles.

Esta situación no me ofendió en absoluto, solo me dio que pensar. Pensar en los ciudadanos considerados de segunda, en la diferenciación de los distintos tipos de inmigración, pero sobre todo en ese racismo latente de algunas partes de la sociedad española, que puede poner a alguno en más de un compromiso. Al final creo que me voy a quedar el piso de Premià.— Antonella Meroi.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.