Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El futuro del PSOE

Oír a Susana Díaz diciendo a los jóvenes “que sientan que su vida merece la pena vivirla” en la conferencia política del PSOE me ha hecho escribir esta carta. Yo soy joven, y siento que mi vida merece la pena vivirla, pero esto no quiere decir que esté de acuerdo con las políticas ni las palabras de esta señora.

Me impresiona el eufemismo del PSOE, el Partido “Socialista” Obrero Español que no hace políticas sociales. Sin hacer políticas sociales, y con tan solo promesas falsas de transformación, no va a conseguir ganar todos los votos que ha perdido.

En Cataluña, ahora mismo, el PSC también es una metáfora de partido político: hace ya unos años, Montilla dijo en su campaña “hechos y no palabras”, y al final nos quedamos sin hechos y sin palabras... ahora Navarro dice “federalismo”, sin ser capaz de defender este concepto. PSC y PSOE pretenden estar unidos por algo más que los eufemismos y las metáforas, pero de momento solo se dedican a señalar otros problemas para despistar las cámaras y tener más tiempo para limpiar la cara a su partido.

Y mientras los políticos piden dinero, votos y paciencia a la sociedad, yo les pido a todos ellos que cumplan sus obligaciones y las de sus programas electorales y “que sientan que sus palabras merecen la pena ser escuchadas”.— Lídia Bartrolí. Barcelona.


 

Como si de un cambio sustancial e importante se tratara, el Partido Socialista anuncia a los cuatro vientos su levantamiento y vuelta. Pero tras la gran conferencia olvidaron el más que necesario e importante cambio en su liderazgo, pues dudo mucho que el principal problema de este partido esté en la forma de transmitir su mensaje e ideología a la ciudadanía.

El PSOE ha ganado en transparencia y, aunque esto sea necesario para la política en los tiempos que corren, deja a un lado que la renovación es necesaria. La ciudadanía necesita y busca aires nuevos. Con aires nuevos no me refiero a que se vaya Alfredo Pérez Rubalcaba y coja el timón el Bono o Chacón. Debe ser alguien nuevo, con iniciativa, capacidad de diálogo, honradez y la necesaria experiencia como para dirigir un partido o un país.

Mientras en este partido siga el pasado enclavado en su futuro, no conseguirán subir ni un ápice en las encuestas. Ahora todo ha cambiado; con esta crisis los españoles han aprendido mucho y no se dejarán engañar tan fácilmente.— Jorge Ruiz Martell. Úbeda, Jaén.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.